Deportes

La enésima huida de Maciá

  • El valenciano apunta al consejo en la confección del equipo y admite ahora el fracaso de Van der Vaart.

La figura de Eduardo Maciá ha quedado muy tocada tras la negativa del consejo a aceptar el fichaje de Leandro Damiao en las condiciones negociadas por el director deportivo. Ayer, el valenciano echó balones fuera en numerosos asuntos, desde la confección de la plantilla al inquilino del banquillo, además de reconocer ahora el fracaso de Van der Vaart, una de sus principales apuestas.

"A mí, en ningún momento el consejo me ha transmitido la necesidad de contratar un central. Nos quedamos con los tres que hay, más un chaval que hemos incorporado al filial", señaló Macía sobre la configuración de la plantilla, aunque, posteriormente, matizó su respuesta: "La planificación depende del director deportivo, pero yo tengo que escuchar todas las opiniones. El consejo muestra sus preocupaciones, para algo es el órgano rector.  A mí en ningún momento me pidieron un central y tampoco lo puse encima de la mesa".

 

El director deportivo, a diferencia de lo manifestado en su última comparecencia, sí admitió el error cometido con la contratación de Van der Vaart, a quien le quedan dos años y medio de un alto contrato y al que todavía se le busca salida: "No ha funcionado y así se lo he hecho ver al consejo. Teníamos expectativas muy altas con él. He tenido una charla muy larga con él y le hice ver mi punto de vista y él me hizo ver el suyo, en el cual él es consciente de que no está contento. Es consciente de que le han faltado oportunidades también. Pero, en definitiva, no está funcionando. Por lo tanto yo le planteé, y así se lo dije al consejo, la posibilidad de que si él no está contento y encontramos una posibilidad que se le satisfaga, abrirle las puertas".

 

De igual forma, Maciá confirmó a Merino como entrenador, después de que hayan fracasado sus gestiones, sobre todo con Juande Ramos, para encontrar un sustituto a Mel. "Es nuestro entrenador y si hace las cosas bien, tendrá una continuidad como cualquier otro entrenador de un equipo de Primera", afirmó el valenciano, que justificó su manera de negociar la llegada de un delantero: "Leandro Damiao era nuestro plan B, el A era Zárate y se lo llevó otro club. Yo no pongo cinco jugadores encima de la mesa, sino que vamos cambiando de plan si no salen. El más viable según todos los parámetros era Damiao, pero el consejo lo tenía que validar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios