Economía

El aceite de oliva se desploma un 28% pese al equilibrio de oferta y demanda

  • COAG pide que se active el almacenamiento privado, la retirada de una parte de la producción

  • En España el kilo del producto está un 60% más barato que en Italia y un euro por debajo de Túnez

Almazara de aceite de oliva Almazara de aceite de oliva

Almazara de aceite de oliva / Archivo

Comentarios 2

El precio medio del aceite de oliva está, a día de hoy, un 28% por debajo del registrado en la pasada campaña, lo cual ha llevado ya a algunas organizaciones a pedir a las administraciones que tomen medidas. COAG Andalucía, en concreto, ha solicitado ya al Ministerio de Agricultura a que solicite la activación del almacenamiento privado de aceite de oliva a la Unión Europea. Se trata de un mecanismo para retirar producto del mercado cuando los precios se sitúan en un nivel anormalmente bajo. La última vez que se activó fue en 2009

Según informa la organización, los precios en origen en España se sitúan en los 2,35 euros por kilo de media, una cifra que está por debajo del coste medio ponderado de producción de aceite de oliva en España, que según el Comité Oleícola Internacional (COI) es de 2,75 euros con datos de 2015.

En concreto, los datos del Poolred –el sistema de información de precios en origen– en la semana del 28 de febrero a 6 de marzo muestran que el virgen extra se vendía de media a 2,51 euros/kilo; el virgen, a 2,07 euros/kilo, y el lampante, a 2,01 euros/kilo.

Precios ilógicos

En todas las organizaciones agrarias hay coincidencia: son precios ilógicos, que no se corresponden con el volumen de producción. Es cierto que en España está siendo alta –de 1.600.000 toneladas, probablemente– pero el mercado del aceite de oliva es mundial y el mayor volumen en nuestro país se compensa con las caídas en países como Italia, Grecia y Túnez. Al final, habrá un equilibrio entre la producción mundial y el consumo, e incluso éste último se situará por encima, lo que bajará el 'stock'.

Lo lógico, dicen, es que el precio se mantenga e incluso suba, pero, según afirma Juan Luis Ávila, secretario general de COAG-Jaén, en España está en niveles bajos mientras que en otros países, como Italia, está casi en seis euros, un 60% más caros, y en Túnez un euro más. Según Ávila, un euro de diferencia ocasiona para los agricultores españoles pérdidas de 1.500 millones de euros y de unos 1.000 para los andaluces.

“Lo lógico es que haya pequeñas variaciones, de 60 o 70 céntimos , pero no esto”, dice, y busca una explicación a este desfase, que no se ha producido en otras campañas. “Tenemos la sospecha, no pruebas porque en ese caso habría denuncia, de que hay una estrategia que especula para comprar aceite barato en España, que concentra el 50% de la producción mundial, para después vender más caro en el resto del mundo, a través de las exportaciones”. Ávila apunta a las envasadoras y cree que la distribución también participa de este tipo de maniobra, facilitadas por la atomización evidente del sector.

Especulación, atomización del sector y necesidad de vender ya están entre las causas

COAG habla, de hecho, de “un cuello de botella ocasionado por 1.750 almazaras (tres grupos empresariales, 35 cooperativas de segundo grado, 1267 almazaras independientes) con 1305 comercializadoras para abastecer a siete grupos de distribución.

La organización cree que hay argumentos suficientes para el almacenamiento privado, aunque los precios de referencia para activar el mecanismo –que no se han actualizado y que datan de hace 20 años– están en 1,779 euros por kilo para el aceite de oliva virgen extra; 1,710  para el aceite de oliva virgen, y 1.524 euros para el lampante.

La vía para dar salida al almacenamiento sería el artículo 18 del Reglamento 1308/13 del Consejo y del Parlamento Europeo, fruto de la última reforma de la PAC, que establece que “a fin de lograr la transparencia del mercado, la Comisión estará facultada para adoptar, en caso necesario, actos delegados que establezcan las condiciones en que podrá decidirse la concesión de ayuda para el almacenamiento privado de aceite de oliva”. Entre estas condiciones está, una evolución desfavorable del mercado que ocasione problemas de rentabilidad a los productores.

Necesidad de vender

En Asaja se admite que los precios actuales producen “frustración” en los agricultores porque “no tienen lógica”, admite José Vázquez, técnico de Asaja-Sevilla, porque al subir el consumo más que la producción, previsiblemente, el 'stock' almacenado se reducirá. Esto, en condiciones normales, produciría una subida de precios y no una bajada. Pero Vázquez no lo atribuye tanto a la especulación como a que “la producción ha subido mucho en muy poco tiempo y eso hace que muchas almazaras y cooperativas que están descapitalizadas necesiten hacer caja”, algo aprovechado por los especuladores. Por eso la organización recomienda prudencia un cierto orden en la venta, porque cree que en cuanto pase este fenómeno los precios volverán a subir.

UPA-Jaén, por su lado, ha pedido “la inmediata” convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo Andaluz del Olivar -que reúne a todo el sector- para buscar soluciones a la “injustificable” caída de precios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios