El Fiscal

Extranjeras en los conventos

Se pudo ver en el recorrido de ida del Señor de la Redención a la Catedral para presidir el rezo del vía crucis general de las cofradías. Las andas con el Señor se detuvieron en el convento de San Leandro, donde las monjas que elaboran las exquisitas yemas entonaron unos cantos en su honor. La mayoría eran extranjeras que han venido a Sevilla con su vocación y su sonrisa. Y así ocurre en los monasterios de toda la ciudad, donde cada vez hay menos españolas y donde cada día se tiene más claro que hay que dedicar una parte del edificio a hospedería para obtener recursos. ¡Qué sería de algunas históricas congregaciones y sus cenobios si no fuera por quienes vienen de fuera a integrarse en ellos! En aquellos bellos instantes del primer lunes de cuaresma vimos a las claras una realidad consolidada. Y siempre, por fortuna, tienen buenas relaciones con unas hermandades que apadrinan vocaciones y ayudan al sustento de la congregación.