España

El Pleno del Senado sobre Sánchez y Torra deriva en reprobación a Cosidó

  • El PP fuerza un Pleno sobre Cataluña y la oposición le acusa de montar un "circo"

El portavoz popular en el Senado, Ignacio Cosidó (izqda.), al inicio de la sesión plenaria. El portavoz popular en el Senado, Ignacio Cosidó (izqda.), al inicio de la sesión plenaria.

El portavoz popular en el Senado, Ignacio Cosidó (izqda.), al inicio de la sesión plenaria. / Mariscal / Efe

Comentarios 5

El Senado celebró ayer un insólito Pleno forzado por el PP para que compareciera el presidente Pedro Sánchez pese a que ayer estaba en Davos (Suiza), pero los demás grupos lo utilizaron para exigir de nuevo la dimisión del portavoz del grupo popular, Ignacio Cosidó, al que culpan del "circo" vivido la Cámara Baja.

"Es el acto político más extraño e inútil que he hecho en mi vida pública", confesó ante el hemiciclo el senador del PNV José María Cazalis, al resumir así el sentir de buena parte de la Cámara, que arremetió contra el PP por utilizar en su favor la institución y contribuir al deterioro de su imagen pública.

El PP había dado una oportunidad al Gobierno al avanzar que si en la Junta de Portavoces ofrecía otra alternativa para que Sánchez informara de su cumbre de diciembre con el presidente catalán, Quim Torra, aceptaría suspender la sesión, pero ningún representante del Ejecutivo acudió a la reunión, algo también inaudito.

Una "falta de respeto" denunciada inmediatamente por el vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, y por el portavoz del PP, Ignacio Cosidó, hacia quien dedicó sus ataques el PSOE, seguido por los nacionalistas y partidos de izquierda.

Finalmente, el Pleno arrancó sin Sánchez y con un anómalo panorama en las bancadas. El PSOE había anunciado que sus senadores se ausentarían cuando hablara Cosidó, y así lo hicieron, secundados por el PDeCAT, en tanto los de ERC ni siquiera participaron en la sesión, después de que su portavoz, Mirella Cortès, denunciara que sin Sánchez el orden del día había quedado agotado y el Pleno debía suspenderse.

Cosidó recriminó al presidente del Gobierno que no quiera acudir al Senado para explicar su reunión con Torra, una negativa que atribuyó a su deseo de ocultar las negociaciones con la Generalitat. Negó que su ausencia obedezca a una cuestión de agenda y anunció que el PP volverá a exigir que acuda a la Cámara, y si no lo hace, promoverá su reprobación, otra medida insólita en el parlamentarismo español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios