Elecciones

El PP toca fondo en la provincia con los peores resultados en veinte años

  • Los populares pierden un escaño y por primera vez desde el año 98 se quedan con un sólo diputado

  • Pasan de ser la 1º fuerza a ocupar la 4º plaza en la capital onubense

El presidente provincial del PP valora los resultados electorales. El presidente provincial del PP valora los resultados electorales.

El presidente provincial del PP valora los resultados electorales. / Canterla

El dulce que saboreó el Partido Popular (PP) en unas elecciones autonómicas que salvaron por los pelos en Huelva el pasado 2 de diciembre, manteniendo el tercer diputado en San Telmo, ayer se tornó en una amarga desolación, no solo por perder uno de los dos escaños que tenía desde el año 98 en Madrid sino que su entusiasmo que habían mostrado en la campaña descendió a los infiernos en poco menos de las dos horas que duró el escrutinio anoche de las elecciones generales.

El PP no solo perdió ayer en la provincia la confianza de cerca de 40.000 onubenses (de casi 82.000) sino que hincó la rodilla en la capital –con las municipales a la vuelta de la esquina– pasando de primera fuerza a cuarta por detrás del PSOE, Cs, Unidas Podemos, y tan solo por delante de Vox por apenas 200 votos. Ayer en la calle Alonso Sánchez no hubo gritos, ni abrazos, ni brindis de victoria. Ayer se tocó fondo político. Y unas cuantas botellas de agua se necesitaron en la tercera planta de la sede para intentar pasar el mal trago de perder 16 puntos porcentuales en tres años en el territorio onubense.

La noche electoral comenzó con relativa tranquilidad mientras los militantes le restaban importancia a unos sondeos que no eran halagüeños. Juan José Cortés, el cabeza de lista al Congreso y fichaje estrella de Pablo Casado, también mostraba serenidad momentos antes de un escrutinio que quiso ver con sus compañeros del PP de Huelva antes que viajar hasta Madrid.

A partir de ahí comenzaron a bajar los decibelios y desaparecieron las caras conocidas por los pasillos populares. Tanto es así que al presidente provincial, Manuel Andrés González, no se asomó en ningún momento durante la debacle popular a nivel nacional hasta la valoración final. Sí que hizo acto de presencia la candidata a la Alcaldía de Huelva, Pilar Marín, pero su estancia no llegó a los 30 segundos en la sala de prensa del partido de la gaviota.

Desolación en la sede popular tras los resultados electorales. Desolación en la sede popular tras los resultados electorales.

Desolación en la sede popular tras los resultados electorales. / Canterla

El valor seguro con el que han vendido una campaña en busca de aglutinar el voto de la derecha se borró de los rostros de los apoderados e interventores en la primera planta a medida que actualizaban los datos de sus móviles y veían cómo el voto se diversificaba y se cumplían los malos presagios populares con el ascenso de Ciudadanos y Vox. Incluso se escribieron poemas como el que se pudo leer en la cara del número 2 por Huelva al Congreso, José Enrique Borrallo, cuando solo se había escrutado el 30% de los votos y que ya intuía que iba a perder su billete al Congreso de los Diputados.

“Casado ha dicho que no va a salir al balcón”, se comenzó a comentar por los pasillos. “¿Cómo va a salir si no hay nadie?”, apuntaron con el dedo al plasma televisivo ante el desierto en los alrededores de Génova. Carmelo Romero aguantó el tirón socialista y el ascenso de Ciudadanos y Vox para sellar su nombre para el Senado.

Hasta pasadas las 00:15 no compareció Manuel Andrés González con una sala prácticamente vacía de apoderados e interventores. Caras largas después de la derrota. Juan José Cortés –que se ha demostrado que su entrada en las listas no ha cuajado en la ciudadanía–; la delegada del Gobierno en Huelva, Bella Verano; la presidenta del Puerto, Pilar Miranda; la parlamentaria Carmen Céspedes; entre otros, acompañaron al presidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios