Pasarela

Yellow Submarine, un baño divertido

  • La firma andaluza de bañadores para niños ofrece artículos de primera calidad, fabricados con licras españolas y a precios competitivos

Tres de los modelos de la nueva colección, para niñas y niños. Tres de los modelos de la nueva colección, para niñas y niños.

Tres de los modelos de la nueva colección, para niñas y niños.

Calidad y comodidad no tienen que estar reñidas. Eso es lo que pensaron María del Mar Díez Mieres y Ana Ordóñez al crear como socias la marca de bañadores para niños Yellow Submarine, una firma cien por cien andaluza que fabrica con licras españolas y siempre en talleres situados en Andalucía.

En su web es posible encontrar desde sencillos culetines (sólo braguitas) para niñas hasta modernas bermudas para niños. Tallas desde 1 hasta 16 años de todo tipo: sencillas, sofisticadas, cómodas, lisas y estampadas, con brillos y aplicaciones o de líneas simples.

Entre su amplia gama de productos, modelos para todo tipo de gustos y bolsillos. En su colección de este año, por ejemplo, ofrecen diez modelos de niña: con volante, sin volantes, triquini, biquini, bañadores bajos estilo años 60...;y tres diseños distintos para niños: como los boxer, bragas cortas, surferas por ejemplo.Una de las fortalezas de Yellow Submarine es el diseño pues sus productos , pese a estar destinados a niños tener una vida efímera, se basan en patrones muy perfeccionados y cada año suele lanzarse una colección cápsula completamente nueva.

Por tanto, la calidad es una de las premisas de esta marca que, pese a existir como tal hace tres años, lleva confeccionando bañadores para niños desde hace seis. La calidad de las telas, los forros interiores, las terminaciones de todas las prendas... todo ello pone de manifiesto la intención de ofrecer un artículo de primera calidad para los más pequeños de la casa, porque ellos también merecen vestir en la playa o en la piscina mostrando una imagen con encanto y divertida, sin renunciar a la comodidad para poder jugar constantemente.

Su venta es principalmente on line, a través de su web, aunque también organizan pop ups (presentaciones públicas) y showrooms (desfiles) para darse a conocer en algunos sitios concretos o para establecimientos reconocidos. Cabe destacar que la web es de nueva creación y que la compra a través de ella resulta fácil, amena, con todo lujo de detalles sobre las prendas para que los clientes adquieran realmente lo que necesitan y desean.

Desde los 22 euros de un culetín a los 34 de un triquini con mucho glamour. Precios competitivos para una marca que poco a poco se consolida en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios