Maltrato animal Le piden 3.240 euros de multa por dejar morir a sus perros en la azotea

Un perro atendido en el Zoosanitario Municipal Un perro atendido en el Zoosanitario Municipal

Un perro atendido en el Zoosanitario Municipal / José Angel García

La fiscalía de Sevilla pide una condena de 3.240 euros de multa para un vecino de Torreblanca que dejó abandonados a sus dos perros en la azotea, donde murieron de hambre y sed. El acusado se fue de Sevilla y dejó en su domicilio a su madre de 82 años, que estaba impedida por sufrir una grave enfermedad.

El acusado Juan B.B., según el escrito de la Fiscalía, se fue a vivir a Asturias y dejó en la azotea a los dos perros. En el domicilio quedó su madre, persona impedida por sufrir una grave enfermedad. El acusado se ausentó al menos una semana y “se desentendió absolutamente de los animales, sin delegar en nadie su cuidado y dejándoles morir de hambre”.

La muerte de los perros fue advertida por una vecina al detectar un fuerte olor a putrefacción. Llamó a la Policía y el 30 de mayo de 2018 los agentes penetraron en la azotea y descubrieron el avanzado estado de descomposición de los animales muertos. 

Estos hechos constituyen un delito de maltrato de animales domésticos con resultado de muerte, por lo que el fiscal pide para Juan B.B. una condena de 12 meses de multa con cuota diaria de 9 euros, lo que equivale a 3.240 euros. Además, para el juicio que celebrará un juzgado penal en los próximos meses, solicitará 4 años de inhabilitación para la tenencia de animales.

El hallazgo de los perros obligó al Ayuntamiento de Sevilla a poner en marcha un operativo de limpieza y desinfección por parte de Lipasam y el Zoosanitario Municipal.

El domicilio investigado se encontraba en la calle Bormujos de la barriada de Torreblanca. La puerta de la azotea estaba cerrada bajo llave y sin posibilidad de acceso para la asistente social habitual de la inquilina, según informó en su día el Ayuntamiento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios