Violencia machista

Prisión para un maltratador que además agredió a cuatro policías

  • Amenazó de muerte a su pareja delante de la Policía

Un furgón policial entra en los juzgados de Dos Hermanas Un furgón policial entra en los juzgados de Dos Hermanas

Un furgón policial entra en los juzgados de Dos Hermanas / José Angel García

El juzgado de Dos Hermanas decretó prisión para un hombre detenido por violencia de género que, estando en Comisaría, volvió a amenazar de muerte a su pareja y agredió a patadas a cuatro agentes que intentaban tomarle muestras de ADN.

La víctima sufrió tirones de pelo que habitualmente no supondrían ingreso en prisión, pero el juez ha tenido en cuenta que el acusado “se ha mostrado especialmente violento, tanto en la clase de amenazas proferidas como en su comportamiento cuando estaba detenido”, según el auto al que tuvo acceso este periódico.

Ocurrió el pasado 4 de junio en Dos Hermanas, cuando J.M.R. estaba detenido en el calabozo y amenazó de muerte a la perjudicada en presencia policial, diciendo que “cuando saliese de la cárcel la iba a matar”. Cuando la Policía Científica intentaba tomarle muestras de ADN, agredió a los agentes, que sufrieron contusiones, arañazos en los brazos y patadas en las piernas y en los testículos.

Según el auto de prisión, el acusado “demostró con ello un alto desprecio a cualquier límite a sus impulsos, pues efectivamente se constata por lo actuado que el consumo de cannabis y de fármacos disminuye dicho control”.

Esa misma peligrosidad “se pone de manifiesto” por la forma en que fue detenido: después de lo ocurrido cuando tiró del pelo a su compañera en el interior de un coche, fue visto en la calle por la denunciante y llamó a la Policía “por temor de que se dirigiera a casa de sus padres, que ya empezaba a ser la suya".

La Policía encontró y detuvo al investigado cerca de la casa de los padres de la víctima, “demostrándose con ellos su intención de acudir en busca de la denunciante”, según el juez.

Teniendo en cuenta que el detenido cuenta con condenas anteriores por violencia de género, otro objetivo de su ingreso en prisión es “la finalidad de evitar la reiteración delictiva”. Junto a ello, el juez acordó también una medida de alejamiento a 500 metros respecto a la perjudicada, que podría ampliarse a los hijos en caso de que sea puesto en libertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios