Crimen en los Pajaritos

El asesino de los Pajaritos fue investigado por abusos sexuales a su hija de tres años

  • El juez de Córdoba le impuso una orden de alejamiento durante meses pero al final archivó la causa

Varios agentes en la calle Carena de Los Pajaritos donde se produjo el crimen el 23 de octubre Varios agentes en la calle Carena de Los Pajaritos donde se produjo el crimen el 23 de octubre

Varios agentes en la calle Carena de Los Pajaritos donde se produjo el crimen el 23 de octubre

Enrique Román Bernasconi, el presunto asesino de una joven marroquí en Los Pajaritos, fue investigado en el año 2016 por un juzgado de Córdoba por presuntos abusos sexuales a su hija de sólo tres años, hechos por los que se le impuso una orden de alejamiento de la menor durante meses, aunque finalmente el juzgado decidió archivar la causa al considerar que no habían quedado acreditados los supuestos tocamientos, según confirmaron a este periódico fuentes judiciales.

Los hechos se remontan a diciembre de 2016 cuando otra ex pareja de Bernasconi, con la que había convivido en Córdoba y con la que tenía una hija en común de tres años, presentó una denuncia en la Policía Local de Córdoba contra el padre por supuestos abusos sexuales a la niña, una vez que la menor regresó con su madre tras pasar unos días con el progenitor. La denuncia señalaba que la niña había sido objeto de supuestos tocamientos por parte de Bernasconi.

La madre había denunciado a su ex pareja en tres o cuatro ocasiones por malos tratos, pero siempre acababa retirando la denuncia porque le perdonaba, esperando que éste cambiara.La denuncia por los abusos sexuales a la niña de tres años correspondió al juzgado de Instrucción número 2 de Córdoba, que el 6 de diciembre de 2016 impuso a Enrique Román Bernasconi la prohibición de acercarse a la menor a menos de 500 metros.

En el auto que acordaba esa medida, el juez dio credibilidad a la denuncia, entre otros motivos, por los antecedentes penales de Enrique Román Bernasconi, que incluían en ese momento una condena por un delito de agresión sexual dictada de conformidad con el acusado, por lo que explicaba que “al dictarse por acuerdo es porque el denunciado reconoció unos hechos que no ha sabido –o querido– recordar en su declaración”, afirmaba dicha resolución.

Bernasconi recurrió esa orden de alejamiento ante la Audiencia de Córdoba, cuya Sección Tercera confirmó la medida en un auto dictado el 21 de abril de 2017, con lo que se impedía que siguiera viendo a la niña.La investigación de esta denuncia continuó tramitándose en el juzgado de Instrucción de Córdoba que, no obstante, con posterioridad acordó el archivo de la causa al no poder acreditar que se produjeran los tocamientos a la menor denunciados por la madre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios