Violencia machista

El hombre que mató a su ex mujer en Palmete: "La maté porque pasó así, y ya está"

Francisco R. T. confesó haber matado a su ex mujer en Palmete en junio de 2017 Francisco R. T. confesó haber matado a su ex mujer en Palmete en junio de 2017

Francisco R. T. confesó haber matado a su ex mujer en Palmete en junio de 2017 / Juan Carlos Vázquez

Francisco R. T. ha mantenido en su declaración ante el tribunal del Jurado lo mismo que dijo el 24 de junio de 2017 cuando entró en la comisaría del Distrito Nervión para entregarse por haber matado a su mujer. Pero no sólo había quebrantado la orden de alejamiento y asestado a su ex mujer Encarnación B. hasta 16 puñaladas (12 inciso cortantes y 4 incisivas) ern un garaje del barrio de Palmete, también dejo malherida a la prima de su ex pareja, M. J. B. que estuvo casi a punto de morir. Todo pasó en plena calle y a la luz del día. Por esta razón el abogado defensor descarta la alevosía señalada como agravante por las acusaciones.

La declaración del procesado, que en ningún momento negó haber apuñalado a ambas mujeres ni mostró arrepentimiento, estuvo plagada de acusaciones hacia las dos víctimas a las que tachó de drogadictas y de "acostarse con enganchados, negros, moros, "romanos" y gente con sida". De hecho, llegó a asegurar que la asesinada desatendía continuamente a los menores hijos de ambos. Incluso aseguró que M. J. B. "le caía mal" la otra víctima "porque era la que habia metido en la droga a mi ex mujer y en ir con tíos".

Francisco R.T., que dijo decir la verdad porque "desde hace tres años estoy con Dios y no miento, digo la pura verdad", negó haber robado a un niño la bicicleta que usó en la huida tras matar a su ex mujer. "El niño se debió asustar cuando me vio llegar con el cuchillo y ensagrentado. Soltó la bici y se fue a su casa. Que más me da 20, 30 o 40 años de cárcel. Después de decir que había hecho lo que había hecho, ¿qué más me hubiera dado confesar el robo?", aseguró´.

El acusado negó haber esperado con un cuchillo fuera de la casa de M. J. B., donde estaba la victima mortal, con la intención de matar a su ex pareja porque "después de pasar 20 años en la cárcel siempre voy con cuchillo y si puedo, con pistola". Incluso aseguró que ese día llevaba el cuchillo por "otras amenazas que tenía en la calle". Cuando se le detuvo tras estos hechos, acumulaba un total de 26 detenciones por diversos robis y otros delitos.

Ante esta situación, la abogada que representa los intereses de la fallecida y sus herederos le recordó que el acusado tenía retiradas las visitas a los menores y que había quebrantado en varias ocasiones la orden de alejamiento. De hecho, el día antes de la tragedia, había ido a servicios sociales a solicitar acogimiento al conocer por los vecinos que Francisco estaba por el barrio.

Según el relato del acusado, de la casa salieron M. J. B., su novio, Encarnación B. y el hijo de ambos de seis años entonces y que presenció el crimen, "cuando alguién le avisó que yo estaba alli y empezó a gritar, me volví loco y le di una puñalada". En una declaración en la que repetía como un mantra: "si hubiera querido matarla, lo habría hecho porque sé cómo se hace, la hubiese matado hace tiempo".

Cuando dejó a M.J. B. malherida persiguió, según Francisco,  al novio de la prima de su ex mujer, aunque cuando éste se dirigió al sentido contrario, siguió a su ex mujer hasta el interior de un garaje donde ella intentó refugiarse con el niño: Tras abrir la puerta de una patada, le asestó 16 puñaladas. "La apuñalé en el suelo. Nuestro hijo decía: mamá, mamá, llorando. Ella me decía que la perdonara y yo perdí el control." A preguntas de la letrada de su ex mujer sobre por qué la mató, Francisco  respondió de un modo incongruente: "se había juntado con un enganchado y tenía a los niños o amarrados o en el cuarto de las cucarachas. La maté porque pasó así, y ya está".

El acusdo se enfrenta por estos hechos a 33 años de cárcel según la petición de la Fiscalía. Las acusaciones particulares piden 46 años de prisión y la defensa solicita entre 26 y 28 años por un homicidio en grado de tentativa, otro delito de homicidio, hurto y quebrantamiento de orden de alejamiento.

El acusado ya ha estado condenado por un delito de quebrantamiento de condena en 2010 y estaba divorciado de la víctima desde 2008, aunque posteriormente reanudaron la convivencia. Tenían tres hijos en común, dos de ellos menores cuando ocurrieron los hechos

El Ministerio Público reclama para al investigado 15 años y la pena de privación de la patria potestad por un delito de homicidio con la agravante de parentesco; 14 años de cárcel y la prohibición de acercarse a menos de 500 metros y de comunicarse durante 24 años con la mujer a la que apuñaló de gravedad por un delito de asesinato en grado de tentativa; 3 años de prisión por un delito de robo con violencia o intimidación, y 1 año de cárcel por un delito de quebrantamiento de medida cautelar con la agravante de reincidencia.En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía pide que el acusado indemnice con un total de 470.000 euros a los padres, hijos y hermanos de la víctima, que contaba con 39 años de edad cuando falleció, así como con 44.199 euros a la mujer herida por las lesiones y secuelas sufridas a consecuencia de la agresión.

Por su parte, las acusaciones particulares solicitan un total de 46 años, 26 por un delito de asesinato por la muerte de la ex mujer del acusado, 15 por tentativa de homicido de M.J. B, 5 años por el  robo con violencia de la bicicleta t 1 por el quebrantamiento de la orden de alejamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios