Violencia machista Piden 2 años de cárcel a un maltratador que debe 103.879€ de pensión

  • El juez autorizó a la maltratada a irse a Rusia con sus dos hijos españoles 

  • El acusado debe 4 años de pensión alimenticia y durante el confinamiento no pagó ni un céntimo

Olesya (derecha) sale del juzgado en compañía de su abogada, Irene González Ángel

Olesya (derecha) sale del juzgado en compañía de su abogada, Irene González Ángel

La Fiscalía de Sevilla pidió este miércoles 10 meses de multa, y la acusación particular dos años de cárcel, para un hombre acusado de abandono de familia por no pagar desde hace cuatro años la pensión de alimentos de sus dos hijos y su esposa. En total debe 103.879 euros desde 2017 y los pagos se paralizaron totalmente durante el confinamiento de 2020, cuando ella además se quedó sin trabajo.

El pasado 10 de junio, el acusado Ricardo M.M. aceptó en el juzgado penal 14 una condena de 10 meses de prisión y 6 años de alejamiento por un delito de violencia de género y quebrantamiento de medida cautelar.

Ahora, el juzgado de lo penal 15 le ha enjuiciado por otro delito de abandono de familia, con una petición de dos años de cárcel por parte de la abogada de la víctima, Irene González  Ángel, y 10 meses de multa por parte de la Fiscalía.

La letrada explica a este periódico que han aportado el informe de un detective según el cual el acusado sigue residiendo en viviendas caras y conduciendo vehículos de alta gama, pues entre otros la dirección general de Tráfico le multó como conductor de un Bentley por llevar a su hijo sin la silla obligatoria y por conducción temeraria al volante de un Mustang.

Según la sentencia de divorcio, el acusado debe pasar a sus dos hijos (de 13 y 5 años) 2.700 euros al mes y a su ex esposa 800 euros con objeto de que los menores puedan seguir teniendo el ritmo de vida anterior a la separación. 

Pero tras la primera denuncia de maltrato por  parte de Olesya K., en febrero de 2017, el acusado vació la cuenta bancaria, dejó de abonar el alquiler del piso, le quitó el vehículo y dejó de pagar el colegio de los hijos y las facturas de agua y luz.

Finalmente, el juzgado autorizó a Olesya en agosto de 2020 a abandonar España con sus hijos. 

La víctima: “en Rusia vivo tranquila y gano para comer”

Olesya lamenta a este periódico que la mayoría de los meses su ex esposo no les pasa ninguna cantidad y, cuando lo hace, solo ingresa 350 euros.

Ya la juez que dictó la sentencia de divorcio lamentó que “los dos menores, cuando están en compañía del padre, pueden realizar actividades de ocio que, por su alto coste, no puede permitirse la madre”, mientras ella tiene dificultades para atender las necesidades básicas de sus hijos ante el incumplimiento económico del progenitor.

La madre se desplazó a Sevilla desde Tambov (Rusia) para declarar en el juicio y asegura a este periódico que “cuando llego a Sevilla me asaltan los malos recuerdos”. En su país natal dice que “vive tranquila, tengo el apoyo de mis padres, trabajo como esteticista y gano para comer”. Después de casi un año en aquel país, su hijo de 13 años es quien más echa de menos Sevilla, mientras que el pequeño de 5 años se ha adaptado mejor.

En el juicio, el acusado se acogió a su derecho a no contestar, ni siquiera a las preguntas de su propio abogado. En su alegato, el defensor argumentó que su cliente carece de bienes, que no tuvo intención de delinquir y pidió que se le aplicase la eximente de drogodependencia, para lo que aportó el certificado de un centro privado de Jerez donde está en tratamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios