Abogacía

Prohíben a un abogado pisar un juzgado hasta junio de 2022

  • Por decir a un juez durante el juicio que “viola la ley con todo el morro y con toga”

Iñigo Moreno Lara Iñigo Moreno Lara

Iñigo Moreno Lara

El juzgado penal 12 de Sevilla ha emitido una resolución en la que prohíbe al abogado Iñigo Moreno Lara acudir a un juzgado o tribunal hasta el 8 de junio de 2022, en cumplimiento de una condena por desórdenes públicos y dos delitos de injurias a funcionarios públicos cometidos durante un juicio.

Moreno Lara adquirió notoriedad en 2010 cuando sentó en el banquillo al entonces juez de Familia de Sevilla Francisco Serrano -ahora diputado andaluz de Vox- por cambiar el régimen de visitas de un niño para que pudiese salir en una procesión de Semana Santa.

El abogado ha ido acumulando en los últimos años diferentes condenas por desórdenes públicos en juicios y en juzgados, por calumnias, violencia de género y por agresión a la Policía, por las que en la actualidad cumple prisión la cárcel de Aranjuez (Madrid).

En la causa por desórdenes públicos en un juicio, el juzgado penal 12 ha emitido ahora la liquidación de condena en la que recuerda que Moreno Lara fue condenado a dos años y seis meses de prohibición de acudir a un juzgado o tribunal, lo que equivale a 910 días. Teniendo en cuenta que el cumplimiento de la sentencia empezó oficialmente el 12 de diciembre de 2019, la pena no quedará extinguida hasta el 8 de junio de 2022.

Los hechos ocurrieron durante un juicio el 12 de junio de 2015 en el juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla. Moreno Lara, que ejercía la defensa, empezó a hablar a voz en grito, sin haber pedido la palabra y desde el estrado. Durante diez minutos profirió improperios "en una actitud impertinente, chulesca y descarada", a voz en grito y sin que pudiese oírse otra voz que la suya.

Sobre el magistrado que presidía  el juicio, dijo que había vertido coacciones contra los que intervenían en el pleito y que "apunta maneras de meter en la cárcel a quien ha osado interponerse al amor que se prestan estos dos gays", señalando al abogado de la acusación y a su cliente.

"Vamos a ver, señoría, si ustedes violan la ley con todo el morro y con toga, ahora no me venga diciendo 'letrado, compórtese', porque el que no se ha comportado con todo lo que juró defender ha sido su señoría". "Qué morro tiene, señoría, acusa a un testigo de delito y encima me echa la culpa a mí. Hay que tener coraje. ¿No le da vergüenza?", según otra de las frases por las que ha sido condenado.

También aludió a una pretendida connivencia "íntima" de la Fiscalía y el abogado de la acusación.

Según la sentencia, todos los presentes “tuvieron que soportar un espectáculo inadecuado y bochornoso, ajeno al decoro y respeto que debe presidir cualquier acto en el que se debatan cuestiones e intereses de todos los ciudadanos como los que se sustancian en las salas de los juzgados y tribunales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios