Jazz andaluz

Punto de partida

  • El guitarrista cordobés Luis Casado inicia su itinerario discográfico refrescando con distinción el legado del jazz

Luis Casado en concierto. Luis Casado en concierto.

Luis Casado en concierto. / Manuel Couceiro

El jazz andaluz sigue alimentando el admirable y casi inédito estado de su presente y no conoce pausa en el proceso de proyección de flamantes apuestas. Y de todos es conocido que el sello hispalense Blue Asteroid Records de Jorge Moreno juega un decisivo rol a la hora divulgar su presencia discográfica.

El pasado 1 de noviembre el guitarrista cordobés asentado en Sevilla Luis Casado inauguró en la cordobesa Sala Orive el Festival QúrtubaJazz 2020 en lo que supuso una nueva exposición de su Tiempo presente (Blue Asteroid Records; 2019). Un álbum grabado a la cabeza de su trío que quiso simbolizar la radiografía exacta del momento en que se grabó los días 3 y 4 de enero de 2019 en Mikima Records, un estudio ubicado en Palomares del Río (Sevilla) y dirigido por el baterista José Gómez. Es justo ese reflejar "lo que soy en cada momento" la filosofía que impulsó un debut cuyas composiciones no respondieron tampoco a un guion cerrado sino que vivieron inmersas en un cambio persistente desde que Casado se planteó liderar su propio proyecto en 2016, después de curtirse en grupos como The Washing Machine. En esta decisión fue concluyente el aporte que realizó Fran Mazuelo a su formación cuando nuestro protagonista decidió fijar su residencia en Sevilla. El ascendiente del también guitarrista, un puntal pedagógico dentro de la escena jazzística hispalense, fue perentorio a la hora de perfilar un modo atemporal y nítido que se nutre de modelos del santoral jazzístico de la dimensión de John Scofield o Pat Metheny.

En su búsqueda de una esfera propia de expresión, Casado prescindió de la versión y optó por volcarse en un lote propio al que suma la notable aportación de los dos curtidos miembros de su trío: el contrabajista Joan Masana y el baterista Manu Pinzón. Juntos plasmaron una lectura ágil y explícita de aquel patrimonio, llevada a un territorio que busca superar la estética para recalar hondo y sensitivo. Y Tiempo presente encarna una notable declaración de intenciones, un punto de partida, que apunta con competencia en esa positiva dirección.  

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios