Miki y Duarte

Puigdemont, Junqueras y la sentencia del procés