Mundial 2018 Rusia

La épica anida junto al Mar Negro

Subasic detiene el intento de tiro a lo Panenka de Smolov. Subasic detiene el intento de tiro a lo Panenka de Smolov.

Subasic detiene el intento de tiro a lo Panenka de Smolov. / friedemann vogel / efe

Fin del sueño ruso: Croacia apagó la gran fiesta de los anfitriones del Mundial e hizo historia clasificándose a la semifinal de Rusia 2018 con un agónico 4-3 en la tanda de penaltis, tras un vibrante 2-2, prórroga incluida. Con la victoria sobre la sorprendente Sbornaya, el equipo liderado por Luka Modric hizo valer sus galones en un partido de poco fútbol que se encendió en el tramo final, y se citó como último clasificado con Inglaterra el próximo miércoles en el duelo por un cupo en la final de Moscú.

Como en el triunfo por penaltis en octavos ante Dinamarca, el meta Subasic volvió a ser el héroe de los croatas al parar uno a Smolov. El brasileño nacionalizado ruso Mario Fernandes envió el suyo fuera, después de que Akinfeev atajara el de Kovacic. Y Modric, con algo de suerte, y Rakitic, con su habitual precisión, hicieron revivir a Croacia el sueño de Francia 98.

La Sbornaya había arrancado su Mundial como la peor selección de las 32 clasificadas, pero encendió el fuego del alma eslava en el transcurso del torneo, sobre todo tras mandar a casa a España en octavos. El hispanorruso Cheryshev abrió la espita de la ilusión con un golazo desde fuera del área. La tensió se prolongó hasta la prórroga.

El estadio del Mar Negro parece abonado a la épica desde los tremendos España-Portugal y Alemania-Suecia de la primera fase. Pese a los pelotazos y el poco fútbol de gran parte del partido, la calurosa noche de Sochi estuvo cargada de sentimientos y emociones desde el comienzo.

"¡Rossiya, Rossiya!", rugía otra vez la eufórica hinchada rusa, de mayoría aplastante entre los 44.000 aficionados que acudieron a la arena del Fisht.

"Quiénes si no ustedes, cuándo si no ahora", respondieron los balcánicos desplegando una pancarta gigante en las tribunas antes del pitido inicial, para avisar de que Croacia salía dispuesta a reescribir su historia alcanzando su segunda semifinal en su quinta Copa del Mundo, dos décadas después de llegar a esa instancia en Francia 1998. Inglaterra la espera en el Luzhniki de Moscú. Los inventores del fútbol incluso tuvieron que esperar más para repetir semifinales: 28 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios