Comercio ilegal

Sudáfrica requisa cuernos de rinoceronte por valor de 3 millones de euros

  • Los cuernos estaban camuflados en un cargamento de cartuchos de tinta para impresora que tenía como destino Malasia

Cuernos de rinoceronte Cuernos de rinoceronte

Cuernos de rinoceronte

La Unidad de Aduanas del Servicio de Impuestos de Sudáfrica (SARS) informó de que ha requisado en el aeropuerto internacional de Johannesburgo cuernos de rinoceronte por valor de casi 3 millones de euros (3,5 millones de dólares).

Los cuernos estaban camuflados en un cargamento "sospechoso" de cartuchos de tinta para impresora que tenía como destino Malasia, indicó la SARS en un comunicado. Tras inspeccionar las cajas, los aduaneros encontraron dieciocho piezas de cuerno de rinoceronte envueltas en ropa tradicional y comprobaron que la mercancía pesaba 63 kilos.

Se trata del cuarto hallazgo de cuernos de rinoceronte realizado en el aeropuerto de Johannesburgo entre julio de 2020 y febrero de 2021. El peso total del material incautado en estos cuatro casos asciende a 277,30 kilos, con un valor estimado de casi 13 millones de euros (15,5 millones de euros).

"Aquellos que están decididos a destruir la rica herencia natural de nuestro país, que es un tesoro y patrimonio común para todos, que debemos cuidar para las generaciones futuras, se toparán con el compromiso inquebrantable de nuestros oficiales para hacer cumplir la ley", advirtió el comisionado del SARS, Edward Kieswetter.

La incautación se divulgó después de que el pasado lunes el Ministerio de Medio Ambiente indicara que las muertes de rinocerontes por la caza furtiva en Sudáfrica, país que posee la mayor colonia de estos animales en el mundo, cayó un 33,7% el año pasado, cuando se perdieron 394 ejemplares frente a los 594 de 2019.

El descenso de las muertes en los últimos dos años parece haber dado la vuelta a la marcada tendencia alcista de la caza furtiva registrada en la última década, que ponía en serio peligro la supervivencia de la especie a medio plazo. Las alarmas empezaron a sonar en 2008 (el año anterior sólo habían muerto trece ejemplares) y poco después, en 2014, se alcanzaron las cifras más preocupantes, con 1.215 rinocerontes cazados.

Los furtivos buscan sus cuernos, que se venden sobre todo en los mercados asiáticos, donde se les atribuyen propiedades curativas y afrodisíacas. En el mercado negro, el cuerno alcanza valores de entre 60.000 y 80.000 dólares por kilo (entre 50.000 y 67.000 euros). En Sudáfrica se estima que viven unos 20.000 ejemplares, lo que supone de lejos la mayor colonia de estos animales en el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios