Ainhoa Arteta y Manuel Lombo | Crónica Una soprano con ángel

  • Ainhoa Arteta y Manuel Lombo presentan su espectáculo de villancicos

Lombo y Arteta en un momento de su actuación. Lombo y Arteta en un momento de su actuación.

Lombo y Arteta en un momento de su actuación. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 1

Me gustó mucho la mención que hizo Arteta al trabajo de Parrilla de Jerez de recopilación, arreglo, pero también de composiciones propias de un repertorio navideño tan rico, intenso, enérgico y vivo como el andaluz. De esa labor se nutre este concierto que rescata de la magna antología Así canta nuestra tierra en navidad hasta 14 villancicos para este concierto. A ellos se suman el Adeste fideles, que interpretaron a dúo, uno de los números más aplaudidos de la noche, el tradicional vasco Hator hator que ya se puede escuchar en su versión coral en la Parte Vieja de San Sebastián,el gospel Go Tell It on the Mountain, brillantísimo, íntimo y solemne, en el que la soprano hizo partícipe al público, y el Ave María de Schubert en el que una mujer que salía del concierto en ese momento calló escaleras abajo, aunque sin sufrir daño alguno, afortunadamente. La tolosarra estuvo prodigiosa en este tema que interpretó sin megafonía. Eso sí, esta mujer se pirra por el repertorio andaluz al que se entrega con tanta pasión que no puede evitar pegarse sus pasitos de baile e, incluso, inventarse un divertidísimo paso a dos por jota en el clásico jocoso Veinticinco hemos llegado. Arteta lo tiene claro: se sube en la escena para disfrutar, para pasarlo en grande. Y así trasmite la diversión al público. Tras el cante viene la confesión y su presentación de cada uno de los temas es tan hilarante como solemne la ejecución posterior. Tiene ángel. La obra se titula ¡Que suenen con alegría! y se estreno la semana pasada en el Teatro Villamarta de Jerez. Pronto irá al Falla de Cádiz y al Gran Teatro de Córdoba. Anoche pudo disfrutarla en Sevilla el público que abarrotaba el Cartuja Center Cite. También escuchamos la Nana de Sevilla de Lorca-La Argentinita que abrió el concierto y del repertorio moderno la sobrecogedora Al niño antes de nacer, que escribió Manuel Alejandro para Raphael y la Nana de Jerez. Los arreglos, bellísimos, son de la pianista andaluza Lucía Moreno excepto la parte flamenca que arregló, fantásticamente, el guitarrista jerezano Santiago Lara. La parte escénica la firma Francisco López y también escuchamos la flauta y la armónica del sanluqueño Diego Villegas. Y ¡cómo se divirtió la soprano con las divertidas Bulerías de los Reyes Magos, también del repertorio moderno y que cantó en su momento para la serie mencionada la cantaora gaditana Carmen Jara insuflándole toda su gracia gaditana. Pues que sepan que Arteta no desmerece del original.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios