Cultura

Gigoló de postal

Drama. EEUU, 2009, 87 min. Dirección: David Mackenzie. Guión: Jason Dean Hall. Fotografía: Stephen Poster. Música: John Wishart. Intérpretes: Ashton Kutcher, Anne Heche, Margarita Levieva. Cines: Al-Ándalus Bormujos, Arcos, Cineápolis, Cineápolis Montequinto, CineZona, Los Alcores, Metromar, Nervión Plaza.

De la misma manera que en décadas pasadas Richard Gere explotó en pantalla su imagen como icono sexual, Ashton Kutcher parece encarrilar definitivamente su carrera hacia papeles que le permitan explotar su único talento, a saber, su carita de rompecorazones empedernido y un cuerpo trabajado para desatar fantasías femeninas. No busquen en su filmografía personajes de esos que te reportan una nominación al Globo de Oro o a los Oscar. Lo de Kutcher, además de pasear a Demi Moore por las entregas de premios y otros saraos, es hacer de modelo de ropa interior de Calvin Klein con un plus de pedigrí dramático para intentar disimular lo indisimulable.

Hablábamos del actor Richard Gere pensando en su mítico papel en American Gigoló, de Paul Schrader, película de culto de los ochenta con la que esta American playboy busca emparentarse a toda costa, incluido su rancio tufillo moralista (disfrazado de atrevimiento sexual) sobre la noble profesión del chulo de alto standing.

Un Kucther insufrible y autoconsciente nos cuenta aquí en voz alta su poco interesante historia como amante y seductor de ricachonas operadas de Los Ángeles, sus infalibles tácticas de conquista y galanteo pero también, atención, su angustia interior, su desarraigo, su anestesia para el amor: la soledad del amante mecánico. Así, entre estampas eróticas de bajo voltaje, piscinas con vistas y look publicitario y con una deriva romántica que haría sonrojar al más sentimental, American playboy apenas queda como un larguísimo spot promocional de las bondades anatómicas del muchacho para regocijo frívolo de las Maruja Torres del mundo que tanto lo jalean.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios