Danza contemporánea en el Central Lisbeth Gruwez se libera con Debussy

  • la bailarina y coreógrafa belga y la pianista Claire Chevallier se han unido en 'Piano Works Debussy', una pieza que se presenta el Teatro Central este fin de semana con carácter de estreno en España

Lisbeth Gruwez y Claire Chevallier en un momento de la representación. Lisbeth Gruwez y Claire Chevallier en un momento de la representación.

Lisbeth Gruwez y Claire Chevallier en un momento de la representación. / Danny Willems

El primer contacto que Lisbeth Gruwez tuvo con la danza fue a los seis años, cuando comenzó a estudiar ballet clásico. Luego la danza contemporánea le ganó la partida y decidió terminar su formación en la escuela P.A.R.T.S., fundada en Bruselas por Anne Teresa de Keersmaeker.

No olvidemos que Bélgica es la meca de la creación contemporánea y, para una buena bailarina, nunca faltan buenas oportunidades. Así pasó Gruwez por compañías tan prestigiosas como la Troubleyn de Jan Fabre, Última Vez, de Wim Vandekeibus o la Needcompany que dirige Jan Lawers, además de colaborar con otros creadores como Grace Ellen Barkey o Sidi Larbi Cherkaoui.

Probablemente fue en su etapa con Jan Fabre cuando la bailarina comenzó a interesarse y a explorar los lados menos amables de la vida. Allí conocería al músico y compositor Maarten Van Cauwenberg con el que fundó la compañía Voetvolk, presentando su primera creación, Forever Overhead, en 2007.

A partir de ese momento, su investigación girará en torno a la creación de una simbiosis orgánica entre danza y música, en el más amplio sentido de ambos términos, y con la anarquía y el control como conceptos clave.

Ahora, sin embargo, Lisbeth Gruwez parece haber regresado de algún modo a sus inicios para establecer un especial diálogo entre lo clásico y lo contemporáneo. Y lo ha hecho impulsada por la música de uno de los compositores más sugestivos de su generación: Claude Debussy.

Con la estela aún fresca del dúo danza-piano (esta vez con Beethoven como inspiración) que Anne Teresa de Keersmaeker nos trajo el pasado noviembre a este mismo escenario, Piano Works Debussy ha reunido a Lisbeth Gruwez con Claire Chevallier, una pianista profesora del Real Conservatorio de Música de Bruselas y experta en compositores franceses como Ravel, Debussy, Satie, o Poulenc, además de colaboradora habitual de algunos coreógrafos de danza contemporánea.

Juntas establecen un diálogo en el que Gruwez -la bailarina de ballet, la coreógrafa de contemporáneo y la mujer- se libera con las notas de Debussy. Un viaje visual y musical que, más que expresar unos sentimientos o unas emociones precisas, pretende sugerir y despertar la imaginación del espectador para que, con absoluta libertad, pueda crear sus propios paisajes emocionales.

Piano Works Debussy se presenta con carácter de estreno en España, aunque el público sevillano conoce bien a la creadora, presencia habitual en esta ciudad y en el Teatro Central.

En este mismo escenario se pudo seguir la investigación iniciada por Voetvolk sobre el cuerpo extático, compuesta por tres piezas: It's going to get worse and worse and worse, my friend (2012), Ah/Ha (2014) y We're pretty fuckin' far from okay (2016), un extraño dúo interpretado por Gruwez y Nicolas Vladyslav, basado en las reacciones emocionales, psicológicas y físicas que se producen en todo individuo cuando se experimenta temor.

Y en marzo de 2019 también tuvimos ocasión de ver con carácter de estreno en España, The Sea Within, una hermosa pieza para diez bailarinas y un extraordinario espacio sonoro creado por Maarten van Cauwnerghe, en la que, por primera vez, la coreógrafa se quedó fuera del escenario.

Piano Works Debussy estará en el Teatro Central el sábado 13 y el domingo 14, a las 12:00.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios