Cultura

Música para celebrar a Murillo por partida doble

  • El Femás cumple su viejo "sueño" de programar una gran ópera: 'Rinaldo' de Haendel

  • El ciclo 'Bajo el signo de Murillo' ofrece el jueves en San Luis el primero de sus ocho recitales gratuitos

El Festival de Música Antigua de Sevilla (Femás) celebrará su trigésimo quinta edición con Bartolomé Esteban Murillo (o su época) como motivo principal y con la música de Georg Friedrich Haendel como eje importante de los 22 conciertos que ofrecerá desde el 2 de marzo hasta el 4 de abril. Precisamente de Haendel es Rinaldo, "probablemente la ópera más importante" de cuantas escribió -más de 40-, y que se podrá disfrutar el 10 de marzo en el Teatro de la Maestranza a cargo del conjunto The English Concert y con dirección de Harry Bicket.

"Hace varios años siempre hablábabamos de dos metas, dos sueños que queríamos cumplir", reconocía ayer el director del Femás, Fahmi Alqhai. Uno, ya materializado el pasado año, era programar La Pasión según san Mateo de Bach; el otro era la representación de "una gran ópera en el Maestranza", y se cumplirá por fin con esa representación de Rinaldo, si bien en versión de concierto, sin puesta en escena. "Esto nos dice que el festival tiene un buen músculo y va por el buen camino", dijo Alqhai en la presentación de la programación, a la que acudieron la directora de Cultura del Ayuntamiento, Isabel Ojeda; el director del Centro Nacional de Difusión Musical del Ministerio de Cultura, Antonio Moral; el director artístico del Maestranza, Pedro Halffter; y la diputada provincial de Cultura de la Diputación de Sevilla, Rocío Sutil.

El acto tuvo lugar en el Espacio Turina, que acogerá la mayoría de las actuaciones de esta edición, entre ellas la inaugural, el 2 de marzo, que protagonizarán la soprano María Hinojosa junto al Cuarteto Mosaiques, con un programa con música de Haydn y Boccherini; y los dos conciertos de clausura, en fecha doble, 3 y 4 de abril, que ofrecerá la Orquesta Barroca de Sevilla con el joven director ruso Maxim Emelyanychev a la batuta y un programa de réquiem titulado In memoriam Bartholomaei con el que se conmemorará la muerte de Murillo (el 3 de abril de 1682).

Antes de todo esto, no obstante, llegará uno de los ciclos musicales enmarcados en la celebración oficial del IV Centenario del pintor, titulado Bajo el signo de Murillo. Serán ocho conciertos que se celebrarán desde este jueves 1 de febrero (el conjunto Marizápalos, en la iglesia de San Luis, con Murillo, lienzos sonoros) hasta el 1 de marzo, repartidos entre el citado templo y la iglesia del Hospital de la Caridad. Con este "pre-Femás" -como lo llamó Ojeda- Fahmi Alqhai, también responsable artístico de este ciclo, se ha propuesto "resaltar la buena salud de la música sevillana", y por ello todos los conjuntos participantes serán de la ciudad, al igual que la mayoría -"en torno al 80%"- de la música que intepretarán. Composiciones que sonaron en la Sevilla del XVII, piezas de grandes organistas de la época de Murillo y compositores como Cristóbal de Morales, Alonso Lobo o Francisco Guerrero que con sus trabajos dieron forma al siglo de oro de la polifonía sevillana.

Al ya citado de Marizápalos le seguirán los conciertos de A5 Vocal Ensemble (La Caridad, 6 de febrero); Vandalia (San Luis, día 8 del mismo mes); el Coro de Cámara del Conservatorio Manuel Castillo (San Luis, día 13); el Ensemble Alonso Lobo (La Caridad, día 15); Rafael Ruibérriz & Cuarteto Goya (La Caridad, día 20); Jeu D'harmonie (La Caridad, día 22) y, en el cierre del ciclo, Andrés Cea (La Caridad, 1 de marzo). Todos los conciertos serán a las 20:30 y gratuitos (previa recogida de entradas hasta una hora antes del comienzo del concierto en su lugar de celebración).

Volviendo a la programación del Femás y al Espacio Turina, aparte de los ya mencionados de María Hinojosa con el Cuarteto Mosaiques y la OBS con Emelyanychev, en la sala de la calle Laraña habrá otros 13 conciertos entre uno y otro: el conjunto Musica Boscareccia con dirección de Andoni Mercero y la participación de la soprano Alicia Amo (3 de marzo); González Roldán, Rossi & Gómez con la participación de Irene Roldán, ganadora de la beca que convocan la Asociación de Amigos de la OBS y el Femás (4 de marzo); Carlos Mena & Disfonik Orchestra (4 de marzo); Accademia del Piacere con dirección de Fahmi Alqhai (9 de marzo); Benjamin Alard (11 de marzo); Joven Orquesta Barroca de Sevilla con dirección de Valentín Sánchez (12 de marzo); Solistas de la Orquesta Barroca de Sevilla con la participación del contratenor Gabriel Díaz (15 de marzo); Divino Sospiro con dirección de Massimo Mazzeo (17 de marzo); Paolo Fresu & Uri Caine (18 de marzo); Franco Fagioli & Il Pomo D'Oro (19 de marzo), Pirineus Ensemble con la participación como violín solista y director de Joan Espina (21 de marzo); y Nao D'amores (23 de marzo).

Habrá, como es habitual, otras sedes. En la Catedral se celebrarán dos conciertos, que ofrecerán La Danserye & Capilla Prolationum (8 de marzo) y Capella Sancta María bajo la dirección de Enrique Lopéz-Cortón (16 de ese mismo mes). También a San Luis de los Franceses, joya de la arquitectura barroca sevillana, llegará el festival, que ha programado allí tres conciertos: los de Valentín Sánchez & Leo Rossi (10 de marzo), Andoni Mercero & Alfonso Sebastián (día 11) y Marta Almajano Ensemble (día 22). Dos serán las actuaciones que acogerá el Teatro de la Maestranza, y ambas entre las más esperadas: la ya comentada versión de la ópera Rinaldo de la mano de The English Concert y Harry Bicket (10 marzo) y el programa Earth, Fire and Water que ofrecerá The King's Consort, formación de referencia en el panorame internacional, bajo la dirección de Robert King (día 24). Finalmente, el Antiquarium, en la Encarnación, será el escenario de una cita especial y divulgativa, concebida expresamente para el público infantil, un espectáculo de títeres y música en directo en torno a la pintura de El Bosco titulado Perdida en el Bosco y ofrecido por Claroscvro.

Alqhai puso esta última actividad como ejemplo de la "apertura a otros géneros" y del "diálogo del pasado con el presente" que pretende promover el festival, referencia indiscutible, como recordó el propio director de la cita, en el panorama de la música antigua española. En el plano estrictamente musical, añadió, también constituyen ejemplos de este espíritu aperturista y desprejuiciado el concierto de Paolo Fresu y Uri Caine, que presentarán el repertorio de Two Minuettos, un álbum conjunto grabado en directo en Milán el pasado año, en el que el trompetista italiano y el pianista estadounidense abordan desde standards de jazz a piezas de música barroca (Bach), clásica (Mahler) o pop (antiguo, nunca mejor dicho: Joni Mitchell, John Lennon...); o la colaboración del cantante vasco Carlos Mena, bien conocido por los aficionados a la música antigua de Sevilla, con la Disfonik Orchestra, quienes en una línea similar proponen un diálogo entre el repertorio barroco y el lenguaje jazzístico. Quiso destacar también Alqhai el concierto que junto a Il Pomo D'Oro dará el contratenor argentino Franco Fagioli, una de las voces de moda en el panorama internacional, con un programa además muy atractivo, una selección de las mejores y más celebradas arias que compuso Haendel.

Por lo demás, al igual que otros años, el Femás ofrecerá a los interesados en profundizar en la cultura antigua y barroca la posibilidad de hacerlo en una serie de actividades complementarias. En ellas se incluye el ciclo de conferencias que abrirá el 2 de marzo en el Espacio Turina el catedrático Enrique Valdivieso, que dedicará su intervención a la relación entre Música y pintura en el Barroco sevillano. Álvaro Torrente (Los tonos humanos y la cantata en la música española del siglo XVII, 3 de marzo, Turina), José Mendoza (La ópera en el Barroco como el fruto de una idea renacentista, día 10, Teatro de la Maestranza), Maricarmen Gómez Muntané (El madrigal italiano y su influencia en España, día 19, Turina) e Yvan Nommick (La nueva lectura de los clásicos, día 24, Maestranza) ofrecerán las demás conferencias.

El festival cuenta este año con un presupuesto de 380.000 euros, unos 30.000 más que en 2017, más los alrededor de 40.000 que se destinan al ciclo Bajo el signo de Murillo, explicó Isabel Ojeda. Así las cosas, dijo Alqhai, una vez cumplidos esos dos viejos sueños, "el reto del Femás ahora es solidificar lo que hemos logrado", conseguir que el lazo con el Maestranza "no se rompa y se convierta en importante" y, sí, admitió, también programar una ópera completa, con puesta en escena. "Pero ahí nos vamos ya a otro tipo de presupuestos. Nosotros, con el que tenemos, nos movemos muy en el límite de las posibilidades. Los festivales que pueden programar ese tipo de producciones se mueven del millón de euros para arriba". "En fin", se tuvo que reír Ojeda, "a ver si primero logramos cerrar los presupuestos de este año...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios