Cultura

El abuelo que llegó del Norte

  • La sevillana Ana Rosa Diego presenta su ópera prima, 'Siempre hay tiempo'

Siempre hay tiempo, debut en el largometraje de la sevillana Ana Rosa Diego, lleva a la ficción el debate de los ancianos y su papel en la sociedad, un asunto con gran protagonismo en la vida diaria que, poco a poco, encuentra acomodo en las salas de cine como reflejan títulos como Solas, Sol de otoño o Elsa y Fred.

Con el subtítulo de Héctor y Bruno, la película narra la historia de un anciano (al que da vida Txema Blasco) que tiene que instalarse en la casa de su hijo después de que se haya visto obligado a abandonar su pequeño pueblo del País Vasco. La relación con su hijo Pedro se distanció hace muchos años; la última vez que vio a su nieto (Edu Bulnes) era un bebé y hoy es todo un adolescente con los conflictos propios de su edad; con su nuera, Laura, (interpretada por Maite Sandoval) apenas ha tenido trato; y, desposeído de la rutina de su vida rural, desconoce por completo los secretos y exigencias de la ciudad.

Pero será ese entorno, aparentemente hostil, el que le devuelva las ganas de vivir y le redescubra, a su edad, la sensación de un abrazo. Montserrat Carulla, "toda una institución en Cataluña", en palabras de los responsables del filme, interpreta a Clara, un personaje vitalista, cómico y tierno que despertará en Héctor el amor, un sentimiento que tenía olvidado.

Ana Rosa Diego, de familia cántabra, hacía tiempo que tenía en mente llevar al cine una historia "de Norte a Sur" y encontró la fórmula en este guión que ha escrito junto a Encarni Iglesias. Siempre hay tiempo propone "una reflexión sobre cómo envejecen nuestros mayores y nuestra relación con ellos; son ellos los que tienen tiempo de transmitir a nuestros hijos los valores de la familia", explicó la directora que, embarazada de siete meses, afronta ahora "la prueba de fuego: la respuesta del público".

Y sin pretensiones. "Es una película sencilla, que habla de sentimientos y que necesitas compartirla con la familia porque plantea un conflicto intergeneracional que todos conocemos", explica Maite Sandoval, actriz curtida en el teatro con la compañía Los Ulen.

El proyecto, que cuenta con la colaboración de Canal Sur Televisión, la Consejería de Cultura y el Ministerio, está coproducida por Letra M Producciones y la vasca Basque Films. El rodaje se ha llevado a cabo casi en su totalidad en diferentes localizaciones de Sevilla y "un 10% se ha rodado en el País Vasco". Para la banda sonora, Ana Rosa Diego ha contado con la colaboración de Michael Thomas, director de la Orquesta Joven de Andalucía, un músico que, explica la directora, ha sido "generoso al máximo".

La cinta,que se estrena el próximo 14 de mayo con 30 copias, ha obtenido el Premio del Público del Festival Iberoamericano de Huelva así como el galardón Llave de la libertad, que conceden los presos del penal onubense en este certamen cinematográfico al que, apunta Ana Rosa, acude hace 16 años, "desde que era estudiante de cine".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios