Ópera en el Maestranza

'Il trovatore': Verdi aviva el fuego

  • Una de las óperas más queridas del compositor italiano regresa al Maestranza desde el próximo miércoles.

  • La soprano Angela Meade encabeza un reparto "de primer nivel"

Angela Meade, una de las voces más destacadas del momento. Angela Meade, una de las voces más destacadas del momento.

Angela Meade, una de las voces más destacadas del momento. / Juan Carlos Vázquez

Toscanini aseguraba que para interpretar Il Trovatore sólo hacía falta una cosa: reunir a los cuatro mejores cantantes del mundo. Verdi se dejó arrastrar por las situaciones extremas y la intensidad de los sentimientos que encerraba una historia del chiclanero Antonio García Gutiérrez y con ese dramón romántico creó una partitura compleja y frenética -en la que se suceden vibrantes arias, duetos y escenas de grupo- dispuesta a llevar al corazón de los espectadores ese fuego que forma una parte esencial en la trama.

Casi dos décadas después de su anterior paso por el Maestranza -se representó en 2001-, este título que compone la trilogía más popular de Verdi junto con Rigoletto y La traviata regresa con el "cast vocal de primer nivel" que por su dificultad requiere, como celebra Pedro Halffter, que se encarga de la dirección musical de esta ópera. La aclamada Angela Meade, que da vida a Leonora, encabeza un reparto que completan Piero Pretti (Manrico), Dmitry Lavrov (el Conde de Luna) y Agnieszka Rehlis (Azucena), quienes se entregan desde el próximo miércoles hasta el día 29 -también el 23 y el 26- a esta historia de maldiciones y venganzas, hijos cambiados y amores predestinados a la fatalidad.

Meade, una de las voces más sobresalientes de su generación, vuelve al Maestranza tras la soberbia interpretación que ofreció en 2016 en Anna Bolena. Y lo hace con un personaje que conoce bien, Leonora, capaz de las decisiones más drásticas por mantenerse fiel a su amado Manrico y apartarse del Conde de Luna. "Es una mujer fuerte, algo que es importante a día de hoy", comentó la norteamericana, feliz de reencontrarse con una heroína a la que "por muchas veces que hayas hecho siempre encuentras en ella detalles que desconocías. Por el modo de interactuar con los compañeros, en cada producción descubres algo". La soprano defendió que para alcanzar la excelencia artística lo idóneo es aliarse con un director que no corte las alas. "Es importante que te deje aportar, que facilite que tú puedas dar lo que eres. Un mal director es el que tiene pensado el personaje y no te permite salirte de ahí", afirmó.

Piero Pettri y Pedro Halffter. Piero Pettri y Pedro Halffter.

Piero Pettri y Pedro Halffter. / Juan Carlos Vázquez

Al contrario que Meade y Pretti, más familiarizados con el dramatismo de Il trovatore, el barítono Dmitry Lavrov debuta en el personaje del Conde de Luna, al que quiso ver como un individuo afectado por la aparente muerte de un hermano que en realidad sigue vivo, torturado por los celos y su pasión por Leonora. "No es un mal tipo, más bien un hombre enamorado que comete errores", sostiene.

Para este Trovatore, Lorenzo Nencini repone la puesta en escena de Stefano Vizioli, un trabajo que buscaba la claridad. "A menudo se dice que el texto no se entiende mucho, pero es una obra maestra. Los conflictos que plantea en escena son muy humanos: habla de desencuentros entre generaciones, entre hermanos, de problemas sociales. Eso hace que el texto sea muy interesante", argumenta el director. "Yo trabajé con Vizioli muchos años, sigo trabajando con él, y esta reposición va a ser muy fiel. Hay montajes abstractos que se oscurecen porque no tienen confianza en el libreto, y éste no es el caso. Nosotros aceptamos esta ópera como lo que es. Proponemos una escenografía sencilla, pero espectacular, con dos carros que facilitan los cambios de escenas y una iluminación que busca el misterio de la noche", asegura.

Las funciones de Il Trovatore -como ocurrirá en junio con las de Andrea Chénier- han provocado el retorno de Pedro Halffter a un teatro cuya dirección artística ocupó hasta hace unos meses. "El Maestranza es como mi casa. El equipo técnico es como mi familia, y también tengo una relación con esta ciudad, que me encanta y donde tengo casa, y con el público, por el que he trabajado en los últimos 14 años", confesó conmovido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios