Cuéntame... tú que has vivido… y en ese momento la clase media abandona su lugar al lado de uno de los suyos, Antonio Alcántara, para irse al catre. Pasan las once de la noche, los ojos se caen, la semana se hace ya larga y no apetece chapotear por la medianoche, pegándonos contra el sueño, si hay que madrugar el viernes. Javier Cárdenas se podría haber ahorrado la charleta con Alejo Sauras y Manolo Cal y Cuéntame podría haber comenzado a las diez y media, una hora todavía razonable, pero en TVE por ahora, por cutreríos de décimas de audiencia, van a relegar el prime time lo más tarde posible. Si se ve mucho, para que la cuota engorde hasta tarde. Si se ve poco, para maquillar el fiasco.

Claro, menos mal que se pueden ver los programas por internet, aunque se pierda ese rito de cenar, explayarse en el sofá con el capítulo o película de turno y aún dormir siete horas largas. La estratagema de estirar el access prime time (táctica nacida ya hace diez años para esquivar la Champions) está desencantando a millones de espectadores porque lo están registrando los audímetros. Aunque esté a mano el streaming y otras formas de fabricarse cada uno el prime time como le da la gana, la deserción de espectadores que están sufriendo las noches televisivas españolas advierten de las flojas parrillas que se sirven y, a su vez, la decadencia de los modelos de programación de toda la vida. Se está haciendo cada vez una peor televisión generalista justo en el momento en el que los espectadores parecen cada vez más alejados, y desconocidos, para la tiranía del programador y el anunciante. ¿Cuál es la reacción de las cadenas ante este principio del desastre? Pues rescatar Noche de fiesta, Operación Triunfo, La parodia nacional, Lluvia de estrellas, karaokes como el de Fantastic Duo. Mucho chef, mucho Supervivientes. Y la repera: Canal Sur prepara (ojo, grabado con móvil) Andaluces por España. Como si fuéramos bosnios. Catetada. Menuda decadencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios