Análisis

francisco andrés gallardo

Hummus

Como buen amigo le aconsejo que no vaya a casa de Lucía Etxebarría a comer

Tabulé, ensalada de quinoa, hummus de garbanzo. Al otrora adivino e hipermentalista Rappel, que cada vez se parece más a su parodia de Reyes Puigdemont, todas estas palabras le suenan a chino. "Y a menú pretencioso", aunque sean platos que se encuentran en los estantes de cualquier supermercado de polígono embarcado en el mapa. Ya con detalles así se intuye que los invitados a la versión celebrity de Ven a cenar conmigo (Gourmet edición es la marca añadida, vaya morro fino) forman una pandilla trasnochada y premeditadamente casposa, lista para el conflicto. Junto a Rappel está Víctor Janeiro, de profesión simpático, la siempre plástica y superada Ana Obregón (pachucha, decía, que estaba el otro día) y Lucía Etxebarría, que vistas sus dotes culinarias le aconsejo como buen amigo que rechace ir a comer a su casa si algún día le invita.

Con estos famosos de Hacendado Cuatro ha probado una versión en prime time de su cansino espacio de puñaladas sobre la mesa. Aunque niegue algún día haberlo dicho aquí, hay que reconocer que estamos ante una edición entretenida y encantadoramente cutre que se merece una ojeada. El montaje tróspido y los comentarios de Luis Larrodera son los aliños para hacer llevadero este bolo alimenticio con el rostro de Obregón, erre que erre con sus fantasías universitarias, y las grimas de la autora literaria y encendida animalista. La carrera en las letras de Lucía Etxebarría ya no se salva ni con el secuestro de todas sus novelas, como personaje de reality su impostura tan rechinante se le nota a distancia y como cocinera (preparó con desastre un "grumus" en lugar de hummus) necesitaría como mínimo un par de broncas de Jordi Cruz. Váyanse a cenar con otros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios