La Bolsa española conquistó ayer la barrera de los 10.000 puntos tras una leve subida del 0,08%, con el impulso de la banca y Repsol, y en medio de las compras generalizadas en todas las plazas europeas.

El principal indicador nacional, el Íbex 35, logró nuevos máximos desde diciembre de 2015, al sumar 8 puntos, ese 0,08%, hasta los 10.006,40. Así, el Íbex cierra la semana con un rebote del 2,12%, que amplía las ganancias en lo que va de año al 7%.

En el resto de grandes parqués europeos, Milán avanzó el 0,45%; Londres, el 0,38% y París, el 0,24%; en tanto que Fráncfort se dejó el 0,13%. En Asia Tokio rebotó del 1,48%. Hong Kong subió el 0,29% y el índice CSI -las 300 mayores empresas de Shanghái y Shenzhen-, el 0,03%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española ha descendido hasta los 140 puntos básicos. En cuanto al petróleo, que anteayer presionó a la baja a la renta variable con su desplome, se abarató ligeramente hasta los 51,81 dólares el barril de Brent, de referencia en Europa. El euro se apreció hasta los 1,067.

En lo alto del Íbex 35 se situaron entidades bancarias: Popular ganó el 5,24%; CaixaBank, el 3,92% y Bankia, el 2,71%. Repsol se revalorizó el 2,49%, espoleado por el crudo hallado en Alaska. Entre el resto de grandes valores del selectivo, Santander subió el 0,31%; Telefónica, el 0,29% y BBVA, el 0,16%; en tanto que Iberdrola ha bajado el 1,87% e Inditex, el 0,46%. Tras Iberdrola, los valores más bajistas han sido ArcelorMittal e IAG, que cayeron el 1,80% y el 1,60%, respectivamente. En el mercado continuo, OHL rebotó el 10,93%, y en el lado contrario, Urbas cedió el 4,35%.

Los inversores negociaron unos 2.700 millones de euros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios