Análisis

helena arriaza

Miren lo que ha hecho

La serie de Berto logra esa complicidad con el espectador tan difícil de conseguir en televisión

Mírenlo, porque merece la pena. Miren la serie de Berto Romero. Es una joya de la ficción española. Los seis capítulos de aproximadamente veinte minutos cada uno que componen la primera temporada de la serie de Movistar+ son ágiles y completos. La pena es que se hace demasiado corta. Una tarde es suficiente para verla. Lo bueno es que ya ha renovado por una segunda temporada, algo que no es de extrañar al ver la calidad del producto. En Mira lo que has hecho destacan los temas que se abordan en cada capítulo. Temas cotidianos, con los que la mayoría de espectadores se sienten identificados. De ahí que las sonrisas y las risas no vengan únicamente por lo que le ocurre a los personajes. Cuando menos lo esperas te ves sonriendo o riendo porque las tramas y los personajes te recuerdan a algún momento que has vivido o a alguien conocido. Esa complicidad tan difícil de lograr en televisión. Es de agradecer que en una serie española se afronten temas como la llegada de un bebé a la familia, las nuevas situaciones a las que se tienen que enfrentar los padres, el hecho de que abuelos, tíos y amigos invadan la casa del recién nacido o la diversidad de opiniones de los nuevos papás. Partiendo de ahí se ahonda y se hace crítica de conflictos tan actuales como la lactancia materna, la diferencia de edad en las relaciones, las nuevas tecnologías, los desahucios, la orientación sexual, la brecha generacional, las nuevas formas de escolarización de los niños, los youtubers e incluso la marcha de un ser querido. Variedad en poco tiempo. Algo que podría resultar una locura. Pero en este caso está tan bien introducido cada tema que esa naturalidad es una de las claves de su éxito. También resulta interesante ver cómo Berto de algún modo se interpreta a sí mismo. Es una forma de darse cuenta de cómo una persona reconocida se enfrenta a situaciones cotidianas y comprobar que pese a salir en televisión pasa por lo mismo que el resto.

El reparto no podía ser mejor. Salvo Berto, al resto de personajes los encarnan actores no muy conocidos para el gran público y eso es muy positivo. Entre todos ellos hay que destacar el trabajo de Eva Ugarte, la actriz que da vida a Sandra, la mujer de Berto. Si tienen oportunidad de verla, háganlo. Incluso si el Berto Romero que ven en los monólogos o en los late nights no les agrada porque no son amantes de ese tipo de humor. La serie es diferente y ha llegado para llenar un hueco que todavía estaba libre en la televisión de nuestro país. El de la unión de la comedia, el drama, la naturalidad y la complicidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios