Análisis

pilar cernuda

Ni ciego ni mudo

Catalá no acierta con su críticas al juez de 'la Manada' pero no supone un error grave

Al ministro Catalá le están cayendo chuzos de punta, pero, paradójicamente, las dos personalidades, casi únicas, que han apoyado sus comentarios sobre el juez Ricardo González han sido la portavoz parlamentaria del PSOE, Margarita Robles, y el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos.

El juez González es el que presentó un voto particular que exculpa a los miembros de la Manada porque lo sucedido se produjo en un clima de "jolgorio" que incluía a la agredida. El ministro se quejó de que el CGPJ no hubiera tomado medidas hace tiempo ante un juez con "problemas singulares", palabras que sin duda suponían una intromisión del Ejecutivo en este órgano. Hay que reconocer que cuenta con argumentos convincentes: un ministro de Justicia, dice, no puede interferir en la administración de la Justicia y además está obligado a acatar las decisiones de los tribunales. Pero, añade, un ministro de Justicia no puede ser "ciego ni sordo" ante la actitud de un juez que ha provocado una fuerte alarma social con su voto particular y que además ya había recibido alguna sanción previa sin que el CGPJ actuara.

Sus palabras han provocado una reacción corporativista, lo que es habitual cada vez que se produce una situación controvertida y una personalidad política o no política critica a un profesional concreto. Y ha provocado Catalá, también, una crítica masiva a un Gobierno sobrado de críticas y que no vive ni de lejos su mejor momento. Esta periodista no tiene nada claro que Catalá haya acertado con su comentario, pero tampoco que haya cometido un grave error. Sobre todo después de escuchar a Margarita Robles, portavoz de la oposición y juez de larga trayectoria: "Cuando Catalá dice lo que dice estoy segura de que lo dice porque sabe lo que dice".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios