Análisis

gumersindo ruiz

Las tablas de la ley

Hace unos días se presentaban las tablas "input-output de la economía andaluza, por Jesús Sánchez Fernández, director general del Instituto de Estadística y Cartografía de la Junta, y el profesor Luis Robles Teigeiro, de la Universidad de Málaga. Estas tablas explican las relaciones entre sectores de la economía: el in es el producto o materia prima que entra, y el out, lo que sale. Los tomates requieren unos medios para producirlos, van a la industria que los trata y enlata, y de ahí al comercio que los almacena y distribuye; en cada fase entra algo que tiene un coste, y sale algo un poco más caro; a esto se le llama valor añadido.

Las tablas son complejas de elaborar, pero valen la pena porque nos enseñan como ninguna otra fuente estadística la realidad de nuestra economía. El primer sector productivo en Andalucía, con un 20% del total, es la administración pública, y concretamente la enseñanza y la sanidad (pública y privada), al que siguen la construcción y el comercio con un 11% cada uno; después, la hostelería y la restauración, un 7%, un 6% los servicios a empresas, y 4% los transportes. La industria no llega al 10%, y la agroalimentaria es el 3%. Hay un impulso de las exportaciones, y en quince años se ha pasado de un déficit exterior del 15%, a sólo el 6%. Todos los sectores son importantes para una economía, pero hay algunos que arrastran a otros a través de sus compras y multiplican el valor añadido; hay ligazones importantes en el sector alimentario, el metal mecánico, la química, el comercio al por mayor, la producción de energía, la sanidad y educación pública y privada y los servicios a empresas, pero aunque se hacen más complejas las relaciones productivas interiores, pasan los años y no se altera su aportación. La construcción es un caso especial, porque tiene un efecto multiplicador tremendo, pero también destructor, como hemos podido comprobar para nuestra desgracia.

Tres apuntes muy breves. Uno, que la estructura económica no varía sustancialmente con la Gran Crisis, y de ahí la falta de convergencia y el desempleo; puede decirse que en estas tablas tenemos los mandamientos para una economía con futuro. Otro, que la única forma de medir la aportación de una actividad económica es a través de unas tablas input-output; así se vería que todo lo que se vende de manera imprecisa como que "mueve" dinero, desde compra venta inmobiliaria, a campos de golf y otros temas de turismo, ferias, y actividades de presunto impacto económico, es en realidad muy pobre cuando se valoran adecuadamente sus costes, dónde se producen los "inputs", y cuál es realmente el valor que añaden. Si fuera verdad que añaden valor, nuestra renta sería más alta y no habría este paro irrazonable. Y el tercero, un reconocimiento a la labor de investigación en economía que se hace en nuestras universidades, y el magnífico papel que juega el Instituto de Estadística y Cartografía, lo que muestra que cuando se invierte bien y hay continuidad y perseverancia, se cuenta con instituciones que frente a la desinformación y el dato falso y fácil, nos desvelan la verdad de las cosas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios