Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Atleti y la lesión de Messi, vértices de la jornada

INDUDABLEMENTE, el dato más relevante que nos dejó la séptima jornada liguera fue la constatación de que Diego Pablo Simeone ha hecho un milagro, el de convertir lo que habitualmente se comportaba como una banda en un conjunto perfectamente ensamblado. La lección de fútbol, solidaridad y hombría que el Atleti recitó en casa del más odiado de sus rivales fue para enmarcarla y para soñar en una Liga de tres, no de dos.

Fue la actuación del Atlético de Madrid junto a la lesión de Messi los vértices de una jornada que ayuda a colocar a cada uno en su sitio. Por ejemplo, en un sitio sorprendente puso a Carlo Ancelotti, ese entrenador llamado a pacificar el volcán que dejó Mou. El prestigioso técnico italiano no termina de compaginar las costosísimas piezas que Florentino Pérez, ese ser especial, puso en sus manos y la derrota ante el Atleti ha menoscabado su crédito de manera alarmante.

La victoria del Elche en Vigo dejó a un trío como primeros candidatos para el barquinazo. El Rayo, porque juega a lo que no le permiten sus individualidades, el Osasuna porque no da más de sí y el Almería porque se ha dejado de forma incomprensible demasiados puntos que parecían a buen recaudo. Y por lo que respecta a los nuestros, el Sevilla no supo mantener su ventaja y de esa forma hace que su tiempo de sequía visitante se alargue de forma dolorosa.

Dio el equipo de Unai dos versiones bien distintas para ir de más a menos en Anoeta. Por su parte, el Betis supo manejarse mejor que el Villarreal en ese patatal que es hogaño el césped del Villamarín para que se hiciese realidad lo que preveíamos en el avant match, que eso podría jugar muy en contra de los levantinos. El gol de Igiebor hace que el Betis vivaquee en el ecuador de la tabla y ahora a confiar en que un mes lejos del patatal le beneficie más que le perjudique.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios