Desde mi córner

Luis Carlos Peris

¿Corresponderá el Betis a su fiel infantería?

CUATRO puntos es una distancia muy corta como para que, tan asomado al pozo como está, el vértigo no haga de las suyas. Así está este Betis tras haber desaprovechado dos balas cruciales con las que embocar una primavera más tranquila. Visita Cornellà, el estadio que sucedió a dos santuarios béticos como fueron Sarriá y Montjuich. O sea que, de momento, el calor ambiental que da el viento de popa lo tiene asegurado esta noche.

Pero Cornellà aún no le ha dado una satisfacción a ese bético de la Novena que va al encuentro del Betis porque así iba de la mano de su abuelo y de su padre. El Betis en Cataluña es un suceso sin nada que ver con el resto de los mortales a excepción del Realísimo. Cuando las trece barras con corona aparecen por allí se produce una catarsis social digna del estudio de gente que merezca la pena, pero el envés de la moneda dice que no siempre el Betis responde a lo que se le ofrece.

Hoy, gracias al average general, el Betis está por encima del Espanyol y sólo un triunfo por dos goles de diferencia haría que las cosas fuesen también así a la hora del juicio final de la Liga. Ambos están muy asomados al pozo, pero el Espanyol viene de recibir un baño de autoestima mediante el póquer de goles ligado en El Molinón. Es un equipo que tiene unas señas de identidad similares a las del Betis, sobre todo cuando uno se fija en su vocación por los dientes de sierra.

Decíamos que Cornellà es rodeo que no conoce un triunfo verde que te quiero verde, pero eso no es óbice para pensar en lo mejor. Hora es, además, de que la tropa que dirige Juan Merino le dé una satisfacción a su multitudinaria clientela de Sevilla y de fuera de Sevilla. La extraña universalidad de un equipo que gana en tan pocas ocasiones merece que alguna vez salga el bético del estadio con la sensación de que su equipo del alma le ha correspondido.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios