Editorial

Cortinas de humo ante la crisis

LA ministra de Igualdad ha anunciado que el Gobierno elaborará en el plazo de un año una nueva ley del aborto, que algunos de los expertos llamados a consulta ya adelantan que será una norma menos restrictiva que la vigente, en la línea de las leyes de plazos que existen en la mayoría de los países europeos. Todas ellas otorgan a la mujer embarazada la facultad de decidir si interrumpe su embarazo dentro de un plazo fijo sin necesidad de cumplir supuesto alguno. La ampliación del aborto no estaba en el programa electoral con el que Zapatero concurrió ante los ciudadanos y el último congreso federal socialista, meses atrás, tan sólo acordó abrir un debate al respecto. Da la impresión de que el Gobierno ha decidido pisar el acelerador en esta polémica cuestión con el propósito de contentar a los sectores más radicales y tratar de aislar nuevamente al PP, que ya se ha mostrado contrario a modificar la ley actual. Pero no es sólo eso. En muy pocos días, coincidiendo con el reconocimiento, al fin, por parte del Ejecutivo de la gravedad de la crisis económica, se ha relanzado el espinoso asunto de la memoria histórica, con los ministros respaldando la polémica iniciativa del juez Baltasar Garzón. También se han generado tensiones a raíz de la improvisada decisión del ministro de Trabajo de suprimir la contratación de inmigrantes en origen. Cualquier observador imparcial puede deducir que desde las instancias gubernamentales se están lanzando globos sonda, azuzando polémicas y planteando temas que producen división segura entre los españoles, con el propósito de distraer a la opinión pública y descafeinar el debate que hoy preocupa a los españoles: la grave situación económica, con el espectacular aumento del paro, la subida de los precios y las hipotecas y la caída del consumo y del sector inmobiliario, a la que no se ve fondo. Tampoco se ve que el Gobierno, que se empeñó durante meses en edulcorar la realidad hablando de desaceleración y freno, disponga de una estrategia seria y pensada para afrontar la crisis. Quizás eso explica la insistencia en lanzar a la palestra cuestiones tan polémicas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios