desde mi córner

Luis Carlos Peris

Desmesura en torno a Emana

La división de opiniones sobre el futuro del camerunés es tremenda y a veces hasta parece desorbitarse

DESMESURADA división de opiniones contemplo sobre el futuro de Emana. Si la situación del Betis es la que es y pregonada que es a diario, lo más probable es que lo de malvender sea lo más corriente. Y en el caso de Emana, que es el futbolista con más cartel de la plantilla bética, ocurre que sabiendo los presuntos compradores de la penuria existente en el Betis para qué ofrecer más de esos cuatro o cinco millones de euros que ahora dan por el camerunés. Otra cosa bien distinta sería si el club enmascarase un tanto sus miserias y así, como el que vendió al caballo enfermo, podría rentabilizar mejor sus ventas.

Lo de Emana tiene, además, doble lectura, pues por un lado está lo que se ingresa y por otro lo que se ahorra por una ficha ya inasumible en concurso de acreedores. Por otra parte está la valía auténtica del futbolista, que suele alternar genialidades con tarugadas de tamaño considerable. Es más, aunque desatascó el pasado curso algún partido que otro, los mejores momentos del equipo coincidieron con su ausencia. Por ejemplo en Getafe, donde el Betis brilló y definió cuando se marchó lesionado o en la eliminatoria con el Barcelona. Aun así, por su vistosidad, es el futbolista con más cartel de cara al exterior de cuantos pueblan el vestuario heliopolitano.

Emana tiene condiciones sobradas para jugar en cualquier equipo, pero esas cualidades se ven a menudo solapadas por defectos como el de la suficiencia, el de la frivolidad o esa lacra para cualquier futbolista que es el egocentrismo de querer hacer en cada momento la jugada de su vida. ¿Debe el Betis vender a Emana? Si es que no tiene otra salida, huelgan las discusiones. Pero la cruda realidad es que la Primera División, ese único lugar en que la vida es posible, es inclementemente exigente y si el Betis quiere contar con un mínimo de posibilidades de seguir ahí ha de procurar quedarse con los que merecen la pena y desprenderse de los que no.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios