Bicheo por la TDT

fátima Díaz

Distinto collar

UNA altra cosa, Buenafuente,Buenas noches y Buenafuente, En el aire, y ahora Late Motiv. Distintos collares, mismo programa. Diferentes nombres para denominar el mismo formato. Su espacio es uno de los buques insignia de la nueva cadena #0. Andreu Buenafuente volvió a la televisión hace unas cuantas semanas estrenando la cadena #0 en Movistar+, pero de innovación, cero también. Así, codificado y de pago, Buenafuente representa la primera gran apuesta por la producción propia de entretenimiento en Movistar+.

El cómico vuelve a repetir la fórmula que tantos réditos le ha dado a lo largo de los últimos quince años con Late Motiv. Una fórmula que funciona, pero que después de tanto repetirse carece de originalidad. Precisamente ésta, la falta de novedad, es la única crítica negativa que se le puede hacer a su espacio, porque vuelve a funcionar como antes lo hizo. Y en esta ocasión, se nota un mayor presupuesto y se huele que, siendo lo mismo de siempre, se intenta que el envoltorio sea para algo más grande a pesar de estar en una cadena con una audiencia potencial mucho menor.

De nuevo hay monólogo inicial, vídeos humorísticos, invitados de renombre como Pedro Almodovar, por no hablar de estupendo plantel de cameos: desde Mariló Montero a Chenoa pasando por Esteso, Pablo Motos o Michael Robinson. También, muchos de los colaboradores de los que ya se había rodeado anteriormente: Berto Romero, Silvia Abril, Bob Pop.

Buenafuente ha querido volver a la marca 'Buenafuente', a lo que un día le hizo grande en el late night y poco a poco se fue prostituyendo con cambios de cadena, retrasos de horario y fluctuaciones de la audiencia. Ha conseguido incluso recuperar la música en directo en el plató que ya tuvo con Joan Eloi.

Para ello, Buenafuente se ha mudado a Madrid. Exactamente a los estudios que dieron cobijo a Canal Plus y a los inicios de aquel magistral Cuatro del Grupo Prisa. ¿Algo malo del plató? Rezuma a yanqui por los cuatro costados. El decorado es demasiado parecido a la actual puesta en escena del gran late night norteamericano de Jimmy Fallon. Es evidente que se han inspirado en la estructura del estudio del mítico Tonight Show de la NBC.

Lo mejor: sólo dura una hora, de once a doce de la noche. Perfecto para fidelizar público y no caer en el relleno fácil. Lo del chiste fácil es otra cosa.

Late Motiv es buena televisión. Televisión adulta que a los fans habituales de Andreu no defraudará. Y que a los que no gustaba, ahora tampoco va a convencer. La audiencia ya no es preocupación. Pero los que esperen a un Buenafuente reinventado, que esperen.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios