La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

España, ya un país sólo para viejos

Demoledoramente desoladora es la deriva demográfica que lleva este país aún llamado España. Cifras aparte, ciertamente alarmantes de cara al futuro más o menos inmediato, el dato más tristemente esclarecedor es el de la venta de pañales, esos adminículos que antaño tenían en los tiernos infantes a sus principales clientes. Ahora ya no es así, ahora los principales clientes ya no son los recién nacidos, sino los viejos. España se ha convertido en un país donde los viejos son mayoría y esto se convierte en una rémora más, en otro palo en las ruedas que obstaculiza el progreso. Si los jóvenes deben ser el motor que impulse la vida de un país, malamente irá ese país si la mayoría de sus habitantes ya no están para otra cosa que para vivir de lo que hicieron cuando podían. Ahora, con la eutanasia a las puertas, podría equilibrarse la cosa, ¿no? Qué panorama.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios