Visto y Oído

Antonio / Sempere

Gordas

MENUDO revuelo ha armado la televisión pública egipcia al retirar de las pantallas a ocho de sus presentadoras de informativos alegando que les sobraban kilos para ponerse frente a las cámaras. La letra pequeña, que muchos no leen, aclara que las envían a labores de producción mientras intentan equilibrar la báscula. A todo esto, a sus compañeros varones no les han medido por el mismo rasero, por lo que pueden seguir compareciendo en sus respectivos programas pesen lo que pesen.

La noticia da para mucho, sin duda. Es muy fotogénica para ilustrar un informativo de verano (menudo partido le han sacado los nuestros) pero también podría ayudarnos a reflexionar en voz alta sobre el asunto. Porque vamos a ver, aquí todo el mundo está encantado en ver la paja en el ojo ajeno. ¿Pero quién se atreve a reconocer la viga en el nuestro? ¿Cómo son nuestras presentadoras?

Viendo a Jadiga Jattab y al resto de compañeras de la televisión egipcia me vino a la mente la imagen de nuestra Olga Lambea, presentadora encargada de suplir la libranza de Ana Blanco durante sus vacaciones. Espléndida comunicadora, por otra parte.

¿Pero acaso no estamos desde aquí ejerciendo ese tipo de prácticas que, en teoría, sólo en teoría, parecemos abominar? Menuda barbaridad esa de enviar a unas presentadoras entradas en carnes a las labores de producción ¿Pero a cuántas de ellas tenemos nosotros frente a las cámaras? Si nos vamos a la cadena en la que los informativos solamente son presentados por mujeres, La Sexta, repasen mentalmente a cada una de sus comunicadoras. Ana Pastor incluida, a punto de volver con El objetivo.

En Telecinco, Isabel Jiménez. En La 2, Mara Torres. En los Telediarios del fin de semana, todo el mes de agosto, Raquel Martínez. En El tiempo, Mónica López. Como se sabe, todas ellas iconos del sobrepeso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios