Editorial

'Habemus' Metro

LA Junta fijó ayer una nueva fecha, que confiamos sea la definitiva, para la inauguración oficial de la línea 1 del Metro: el 20 de diciembre, sáb ado, en el marco de las fiestas navideñas. Sevilla no podría tener mejor celebración que ésta, pues no en vano lleva esperando el suburbano desde la ley de 1975, desde la que han trascurrido 33 años o, lo que es lo mismo, dos generaciones de sevillanos. Y en la historia reciente del Metro ésta es la tercera fecha comprometida, tras la del 24 de junio de 2006 y la del 30 de septiembre de 2008, con lo que se habrán sobrepasado las previsiones en dos años y medio tras numerosas incidencias (desde los socavones en Los Remedios y el Paseo de Colón hasta la caída de la viga sobre la SE-30) que han puesto a prueba con creces la paciencia de los ciudadanos. Hay, empero, dos salvedades al anuncio oficial. Por una parte, que se trata de una apertura parcial, ya que desde el principio no estarán operativas cuatro estaciones (la de Puerta de Jerez y las tres del área de Quintos), una circunstancia que ya estaba "descontada" por los avatares de la obra. La segunda salvedad es la rebaja en la estimación de viajeros dada ayer por el consejero de Obras Públicas, ya que de los 20 millones de usuarios previstos inicialmente para el primer año se ha pasado a 14,5 millones, debido fundamentalmente al retraso en la apertura de las estaciones citadas, que impedirá al Metro captar el flujo de viajeros de la zona Sur del área metropolitana. La entrada en servicio de toda la línea a partir de la primavera de 2009 permitirá que el suburbano alcance todo su potencial y se convierta en lo que debe ser y en lo que Sevilla y su primera corona demandan: la gran apuesta por el transporte público, a fin de amortiguar el impacto del ingente volumen de tráfico generado en la metrópolis y su entorno y que encontró su máximo exponente en el atasco del siglo del pasado 8 de septiembre. La capital de Andalucía se incorpora al club de ciudades con Metro, pero con casi siete lustros de retraso y sufriendo tantas vicisitudes durante la ejecución de la línea que nos atrevemos a decir que no hay otra ciudad que haya acumulado más méritos que Sevilla para hacerse acreedora del Metro y de que el Metro nunca más vuelva a pararse: ahora el reto son las líneas 2,3 y 4 .

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios