EL Íbex subió ayer un 2,35% al cierre del mercado y se anotó su mayor subida en tres meses, lo que le permitió escalar a los 9.660 puntos, su nuevo máximo anual y su mayor nivel desde julio de 2011. El selectivo lideró los avances en las bolsas europeas, con la euforia procedente desde el otro lado del Atlántico, ante la posibilidad de un próximo acuerdo sobre el techo de deuda de Estados Unidos. Con el euro en 1,354 dólares, el principal avance correspondió a París, el 2,21% (máximo desde septiembre de 2008); Fráncfort rozaba máximos históricos y subía el 1,99%; Milán ganaba el 1,54% y se situaba en cotas de julio de 2011, y Londres avanzaba el 1,46%.

La gran banca tiró del Íbex, con subidas superiores al 3%. Santander se revalorizó un 3,42% y BBVA un 3,21%. Entre los blue chips también despuntaron Telefónica, que sumóo un 2,56%, e Iberdrola, con una ganancia del 2,65%. Repsol dejó su avance en el 1,36%.

La buena predisposición de los inversores disparó a Indra, que se revalorizó un 6,13% y encabezó las ganancias del selectivo madrileño. Caixabank, Técnicas Reunidas y Bankinter se anotaron avances por encima del 4%. Sólo tres valores cerraron en negativo: Viscofan (-1,41%), Grifols (-1,21%) y Mediaset (-0,44%).

En el mercado de deuda pública, el interés exigido por los inversores a los bonos italianos a diez años en los mercados secundarios vuelve a situarse por debajo del ofrecido por la deuda española con idéntico vencimiento por primera vez desde el pasado 10 de septiembre, como resultado del alivio de las tensiones políticas en el país transalpino. La prima de riesgo española alcanzaba los 248 puntos básicos, frente a los 246 puntos que marcaba el diferencial italiano.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios