La ventana

Luis Carlos Peris

Inicio de los movimientos migratorios

ARRANCÓ ayer el primer gran movimiento migratorio del verano, esa especie de tic nervioso por el que todos se mueven sin que siempre se sepa por qué. Más que siempre, mejor digamos que casi nunca se sabe por qué el ser humano es tan culito de mal asiento. Y el trabajo, oiga, que se emplea en descansar, con lo fácil que es el ocio y no esos viajes rumbo a no se sabe dónde bajo el señuelo de desconectar. Desconectar es como hoy se pronuncia lo que siempre se llamó descanso y para esa desconexión, todos a un ir y venir, que lo que prima es alejarse del lugar de residencia. Ese cambiar de sitio de manera compulsiva origina estas multitudinarias operaciones de salida o regreso sin saberse a ciencia cierta quién es el que va y quién el que viene, quién es emigrante y quién inmigrante. Ayer fue la primera de esas operaciones, de esos movimientos migratorios.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios