Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Jaulas

POR el nombre se podía imaginar cierto riesgo, cierta transgresión: La jaula, evocación, no sé, de pájaros revoloteando o de domador a punto de ser devorado por un iracundo león, con ciertas intenciones noctámbulas. Pero no, esta Jaula pertenece más bien a unos macacos de saldo, ramplones, de un zoológico con cacahuetes rancios. Y, pese a todo, cuando se las prometían felices en el estreno, en esas va Telecinco, fábrica de navajas oxidadas, y lanza en vivo y coleando el divorcio de Belén Esteban, siempre tan eficaz la de San Blas. Plas, plas. La llorona vale para todos los rotos y también para estos descosidos de contraprogramación. Sálvame fue a por el cuello de los mamíferos de La jaula en cuanto asomaron la cabeza y, seguramente, cuando hablen los audímetros en esta mañana, los habrá dejado para el arrastre.

El nuevo (lo de "nuevo" es una simple licencia estilística) magacín de Antena 3, presentado por Anna Simon, es la recuperación del Channel nº 4, con ciertos toques marcianos, y con toda la banda de restos de tienta afecta a la cadena de Planeta: Paquirrín, Pocholo, Nuria Ber, la hija de Ángel Cristo, Chayo Mohedano y unos cuantos comentaristas gays, con María José Campanario grabada. Todo ello arrebujado de acusaciones, cebos y réplicas personales a los programas de la competencia: una versión unos cuantos escalones por debajo de Sálvame. Los pájaros van a volar pronto de esta jaula y Antena 3 probará tras Semana Santa su enésimo recurso para levantar su cuota diaria en lugar de Tal cual. Se juegan muchos millones, eh. Las tardes televisivas de 2010 siguen siendo las más planas de estos lustros, sin que nadie sepa qué hacer como alternativa a Sálvame y a los culebrones. Canal Sur, con Juan y Medio y Cremades, se sigue dirigiendo a sólo una parte de Andalucía.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios