Cambio Climático Estas serán las zonas de bajas emisiones en Andalucía para 2023

Viva Franco (Battiato)

De Juanma al 'dj' gritón

Todo cabe en esta Andalucía cordial del presidente Moreno, de lo tradicional a lo 'woke' sin ruido

El llamado Nuevo Andalucismo lo imagina uno como un rompimiento de gloria en blanco y verde (no confundir con el Betis, en prevención de loas o de síncopes según gustos). Suena, más bien, a entelequia bonita y dulce, a una nada encantadora, como el azul según Goethe. En su entronización como presidente, ante el boato de la fachada del palacio de San Telmo (se quitó la bandera de Ucrania para la ocasión), Juanma Moreno anunció la buena nueva. Al parecer ha llegado un andalucismo nuevo, más fresco, libre de tópicos, encarnado sobre todo por la briosa juventud de la tierra.

Por ahora, sometidos al mazo de la canícula, la verdad es que no hemos notado el frescor del nuevo ideal andaluz. La calle es un crematorio de seres vivos y el Nuevo Andalucismo, de blanco nata y verde menta, se derrite como el clásico helado de Rayas. El split del aire acondicionado nos resulta más fiable en cuanto a prueba científica de frescor.

El discurso de Juanma Moreno dejó perlas inefables. Se ha comentado mucho esto de que "el mundo sería mejor si fuera un poquito menos áspero y un poquito más andaluz". Añadió, evocando a Carlos Cano y tal vez a Cicerón (Sobre la vida feliz), que "Andalucía es un proyecto de vida en el que se puede ser feliz". Lo tenemos arduo quienes de siempre hemos ofrecido excusas porque jamás nos gustó la voz ni el estilo del trovador de Granada.

A Moreno le han afeado algunos el bizantinismo ostentoso y un punto versallesco de su toma de posesión (hay quien lo ha comparado con Ivana Trump bajando desde el Air Force One). A otros, en cambio, nos ha parecido acorde con su talla de héroe moderado para la nueva Marvel andaluza: Juanma Superstar.

Todo cabe en esta Andalucía cordial del presidente Moreno, de lo tradicional a lo woke sin ruido. De ahí el lustre exquisitamente rancio de sus tres hijos, tan bien vestidos y mejor peinados, como dijo de ellos el mismo día de su coronación (tres niños ideales de la cofradía de El Amor en mañana de Función Principal de Instituto). Ellos son la simiente del Nuevo Andalucismo, en el que cabe también, como giro total, el estilo dj de una Andalucía funky y nocherniega. En la discoteca BCM de Mallorca, el dj sevillano Jesús Basterra (alias dj Baste) hizo sonar el himno de Andalucía para ganar una apuesta. El artista convirtió sus desagradables berridos en un asunto viral, mostrando la bandera blanca y verde a los presentes, quienes entonaron el himno en plan remix. Fue como el sueño de Juanma: el mundo parecía un poquito menos áspero y un poquito más andaluz (pero horrísono y ronco, eso sí).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios