Punto de vista

josé Ramón / del Río

Lección de economía

ESO es lo que nos dio en el último Foro Joly, Juan José Toribio, profesor emérito del IESE y presidente del CIF, cuyo prestigio como economista está fuera de dudas, como demuestra su brillante carrera, que si la detallara me dejaría sin espacio. Como no es cargo público, la asistencia fue menos numerosa que la habitual debido, de un lado, a la inmediatez del puente del 1 de noviembre y, de otro, a que los políticos en ejercicio garantizan un aforo compuesto por los que de ellos dependen o los que practican la reciprocidad.

La economía no es fácil de entender, pero el profesor Toribio la hizo fácil y comprensible. Y ello fue por hablar con toda claridad de la situación de la economía española. Señaló con datos que la economía española lleva ocho trimestres consecutivos con avances del PIB, pasando de ser el segundo país en cuanto al mayor déficit a conseguir, en 3 años, un superávit del 3%, y esto sin imposiciones de la troika. Ello se debió, más que a la política expansiva del Banco Central Europeo o la bajada de los precios del petróleo, a la sociedad española, que se apretó el cinturón. A las reformas del Gobierno, le atribuyó un papel menor, aunque alabó la reestructuración del sistema financiero. En cuanto al tema candente del paro, de los 4,1 millón de parados, a causa de la recesión, más de 1 millón se han colocado y, de los 3 millones de puestos de trabajo destruidos en los últimos 8 años, sólo un escaso millón se han recuperado. En cuanto a previsiones (ya acertó en las que hizo el año pasado y se cuidó de ser prudente, porque quiere volver) cifró el crecimiento en un 3,2 %, aunque en 2016 se frene hasta el 2,8%, cifra aún satisfactoria. Respecto a riesgos futuros para la recuperación, afirmó que estos vendrán no del ámbito económico, sino del político, por los populismos y por el desafío soberanista catalán. Afrontó con valentía las preguntas del debate sobre temas como el de la reforma laboral, criticando de "tibia" la efectuada por el Gobierno, a riesgo, como aclaró con humor, de que esta opinión "pudiera herir la sensibilidad del espectador"; pero ve necesario el ajuste del mercado laboral, mediante la liberalización total de las relaciones laborales. Y cuando se le preguntó por la economía andaluza, su respuesta dio el titular a la información periodística, ya que afirmó que la divergencia entre la economía española y la andaluza, se debe fundamentalmente a las subvenciones que "son como una droga para la economía; la hace adicta y la destruye". Sería que los políticos ausentes del acto intuían esta conclusión.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios