Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La Libertadores, un palo a la sociedad argentina

Millones de argentinos se quedan sin el partido de sus vidas por culpa de unos desalmados

Competencia desleal a LaLiga incluida, la expatriación de la final de la Copa Libertadores es un baldón que cae de pleno en todo el pueblo argentino. Cae en los que se toman la Ley a título de inventario y hasta sobre los probos que no se salen de ella. Ha sido una decisión trascendente que el domingo 9 se juegue el River-Boca en Madrid y hasta puede decirse que desvirtúa en gran medida lo que significa la Champions de los sudamericanos.

El mundo está convulso en general y muy en especial el fútbol argentino por cuanto las barras bravas se lo apropiaron. Todo empezó por darles cariño desde sus clubes para desembocar en una atmósfera irrespirable que ha provocado que el partido más esperado desde que el fútbol es fútbol junto al Río de la Plata haya sido extraditado. Una extradición de como a la fuerza ahorcan y que deja con la miel en los labios a los argentinos que no tienen culpa de lo que pasó.

Da que pensar, mucho que pensar, esto y bueno será que hagamos lo mismo que hizo aquél cuando vio que le rasuraban la cara al vecino. Hay que poner las barbas a remojar a fin de que no vaya a pasarnos algo que aquí ya asomó la patita en más de una ocasión. En esta tierra de garbanzos ya ocurrieron salvajadas similares a las que se dieron en Buenos Aires hace unos días y bueno será poner en pies en pared para que los vándalos no sean los que marquen el paso.

A la misma hora que el Betis-Rayo será el River-Boca en el Bernabéu, lo que puede calificarse de competencia desleal al organismo que preside un Javier Tebas enojado por el palo de impedir el Girona-Barça en Miami. Ya sé que no son comparables ambas cuestiones, pero me imagino al letrado oscense con el mismo talante que el bicho del pantano. Sea como sea, no parece que haya vuelta atrás y que millares, o millones, de argentinos se quedan sin el partido de sus vidas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios