Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Lopetegui y Rubi, fobias y filias futboleras...

Curioso que se acose al que tiene tercero a su equipo y no al que está mirando hacia abajo

Curiosamente, en el estadio del tercer clasificado se trata peor al entrenador local que desde la grada del decimocuarto. En Nervión está el equipo instalado en territorio Champions, mientras que en Heliópolis no sólo se ve imposible volver a Europa sino que ya hasta se mira con inquietud hacia abajo. Lopetegui en cuarentena por muy bien situado que tenga al equipo y no hay quien le tosa a Rubi aun tan lejos de los objetivos.

Fútbol es fútbol y en él hacen de motor las posturas más calenturientas. El vasco llegó al Sevilla rodeado de suspicacias y hasta del mal rollo que levantaba desde aquel abrupto cese del equipo nacional. Debió ser esa mala acogida por la sensación de frustración que supuso el descabezamiento de la selección en vísperas de Mundial. Y aquello fue un jarro de agua fría para toda la afición española, sector en el que está, lógicamente, situada la sevillista.

Y si a eso se añade que Nervión dejó de ser un fortín y que la formidable cuenta de resultados que ofrece el equipo tiene su origen mayormente en los viajes, pues la grada sólo ha de esperar un susto ante el modesto Cluj o que un Osasuna en inferioridad numérica se venga arriba para explotar. Vista así la cosa, en la otra acera ocurre todo lo contrario, que parte de la grada bética arremete contra todo lo que se mueve excepción hecha del entrenador, al que no se cuestiona en público.

Tiene por tanto patente de corso para seguir ocupando el banquillo de Heliópolis y lo más extraño es que los que tan furibundamente arremetían a su antecesor, ahora vayan de Belinda y sólo acosen al palco. Antes era Setién el objetivo y ahora es el palco, mientras que el entrenador que no le gana a nadie camina de rositas hacia el próximo domingo. Entran estos dos casos en una de las curiosidades que se dan en el universo fútbol, tan rico en filias y, por supuesto, en fobias.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios