La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Machista quien no vote

Peor fue lo de las feministas 'terminator' que le espetaron al líder del PP: "Casado, yo te hubiera abortado"

El manifiesto feminista de ayer era necesariamente asumible por cualquier persona razonable -lo que quiere decir demócrata, en lo que a la cosa pública se refiere- hasta que a partir del sexto párrafo se une como lo mismo feminismo y decisión sobre el propio cuerpo (lo que equivale a hacerlo sobre el de otro: el feto que se mata), laicismo, antimilitarismo, republicanismo y oposición a los tratados de libre comercio, "las políticas coloniales, neoliberales y racistas del Norte Global", el capitalismo (adjetivado como patriarcal, racista, colonizador y depredador) y la derecha (toda ella: la centrista, la conservadora y la liberal, consideradas patriarcales y racistas).

Esto contradice el propósito, expuesto en el propio manifiesto de la Comisión Feminista 8 de Marzo de Madrid, de que fuera una "propuesta abierta en la que todas podemos encontrar una forma de participar". Porque han excluido a las mujeres liberales y neoliberales, conservadoras y centristas, militares, partidarias de decidir libremente sobre su maternidad pero no del aborto sin causa terapéutica porque diferencian entre su cuerpo y el del feto, partidarias del libre comercio y la economía de mercado, empresarias y directivas de grandes corporaciones o partidarias de la actual Constitución… Identificándolas con el machismo, el patriarcalismo, el racismo, el colonialismo, el belicismo, la xenofobia y el capitalismo depredador. Porque si no se asumen los puntos expuestos en el manifiesto se está contra él y, por lo tanto, a favor del machismo.

Este planteamiento excluye a todas las mujeres que no compartan la ideología del feminismo radical y voten a cualquier partido que no sea el PSOE, Podemos y otros de extrema izquierda (salvo Ciudadanos que, como suele, ha rizado el rizo sumándose a la convocatoria a la vez que afirmando que lo hace "para reivindicar la transversalidad desde dentro" y criticando que el PSOE y Podemos han "intentado aprovecharse del feminismo").

El 8-M de 2018 fue transversal e integrador, aunque las políticas de Ciudadanos fueran insultadas al grito de "esquirolas" y "no a la brecha, fuera la derecha". Aunque peor fue ayer lo de las feministas terminator de Castellón que le espetaron al líder del PP: "Casado yo te hubiera abortado". El 8-M de ayer tuvo una clara voluntad excluyente, siendo manipulado por una minoría radical y utilizado electoralistamente por el PSOE y Podemos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios