ALGUIEN echó las campanas al vuelo antes de tiempo en el complicado asunto del secuestro de la joven sevillana Maloma Morales, retenida por su familia biológica en los campamentos saharauis. El ministro de Exteriores quiso apuntarse un tanto y lo hizo cuando el asunto distaba todavía de estar claro. Maloma sigue por ahora lejos de su casa y nadie sabe cuánto puede durar esta situación.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios