el periscopio

León / Lasa

Pensiones y madres trabajadoras

Los PGE de 2016 recogen un alza del 5% al 15% de la pensión de aquellas mujeres que sean madres; esta subida también debería aplicarse a los padres

QUIENES cometen la insensatez de leernos con cierta frecuencia es posible que recuerden que, desde hace algunos años, algunos defendíamos el que se incrementara la pensión de jubilación resultante a aquellos padres que habían traído al mundo a uno o varios churumbeles. Y lo justificábamos no solamente por el hecho de contribuir a paliar eso que, equivocadamente, se ha llamado "invierno demográfico" (sobramos muchos), y a mantener una cierta formación de pirámide poblacional, sino también por el hecho de que es equitativo que ese esfuerzo económico -que muchos otros no hacen, por las razones que sean-, se viera compensado de alguna manera. Y poníamos un ejemplo: una pareja con dos hijos debe hacer frente a unos gastos que, evidentemente, no tiene otra pareja parecida pero sin hijos; los segundos podrían afrontar con ese ahorro un plan de pensiones privado inimaginable para los primeros; pero esos hijos, en un sistema de pensiones de reparto, contribuirían en el futuro a sostener de idéntica manera las jubilaciones de los cuatro. No era equitativo. Y eso, por fin, se ha intentado corregir en cierta forma.

La Ley 48/2015, de 29 de octubre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2016 ha introducido un nuevo artículo 50 bis en el texto refundido de 1994 de la Ley General de la Seguridad Social, por el cual se establece un complemento de pensiones exclusivamente a las nuevas beneficiarias de pensiones de Jubilación, Viudedad e Incapacidad Permanente. Se trata de un complemento o incremento de entre el 5% al 15% de su nueva pensión de Jubilación, Viudedad e Incapacidad Permanente por previa maternidad. Ese incremento variará en función del número de hijos que se hayan tenido, siempre a partir del segundo: un 5% para las madres de dos hijos, un 10% para aquéllas con tres hijos y un 15% para quienes hayan criado cuatro o más. La medida, insistimos, se nos antoja de sentido común con ciertas salvedades. ¿Por qué dejar fuera a las que hayan tenido únicamente un hijo? ¿Y los padres? ¿Por qué se excluye -en una sociedad que busca la paridad absoluta en todos los órdenes- a los padres de ése o algún otro beneficio? ¿Únicamente favorecerán a las nuevas beneficiarias de pensiones y no a las que ya lo eran? Dejando de lado detalles jurídicos o sociales (insisto: creo que se debería beneficiar igualmente a los padres, salvo en casos de notorio incumplimiento de deberes), la medida tomada es un paso adelante, aunque pacato, en el reconocimiento del esfuerzo que supone afrontar la natalidad (mayor, creemos, que alimentar un gato o adoptar un perro).

P. D.: El partido de Pablo Iglesias aprueba limitar el salario de sus diputados a 1.965 euros mensuales -cuando ascienden a más de 4.600 euros de media- y renuncia a otros privilegios como dietas, taxis, pensiones, etc. Muy bien, aunque lo tachen los de la mamela de demagogia. De la Serna anuncia, mientras tanto, que no dejará su escaño del PP por Segovia. Vocación de servicio público.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios