desde mi córner

Luis Carlos Peris

Pina, la cruz; Kanoute, la cara

Las acusaciones del presidente del Granada solapan todo lo que ocurrió en la noche que dijo adiós un gigante

QUIZÁ nos encontremos ante la Liga más apasionante o, mejor dicho, la otra Liga más apasionante. Y es que exceptuando el título, muchos pleitos quedan en el aire, bastantes más de los que suelen dilucidarse en la última jornada. Arde la zona de abajo y ya se conoce que el Valencia, lo lógico según discurrió el curso, será quien acompañe a los dos colosos en la Champions sin necesidad de jugar promoción alguna. Pero todo lo que pasó ayer en esos campos queda oscurecido por las duras declaraciones realizadas por Quique Pina, presidente del Granada y personaje que no suele dar puntada sin hilo.

Nadie imaginaba hace un mes que el Rayo Vallecano iba a estar en estas candelas que están rematando la Liga. Pasa que viendo cómo le tendió la alfombra roja al Sevilla para hacerse perdonar ya se justifican muchas cosas. Autoritario tras pasar por una fase en que la crispación que bajaba de la grada le agarrotó, en el Sevilla se dieron anoche dos puntos que superaron en altura a todos los demás. El primero fue que Reyes logró su primer gol tras su retorno en enero y eso da pie a la esperanza de que algún día pueda el utrerano recordar a aquél que posibilitó la primera entrada multimillonaria de dinero en la entonces depauperada tesorería sevillista.

¿Y el segundo punto a resaltar? Pues, cuál va a ser, el adiós de Kanoute. Jugó un rato y su sola presencia ayudó a galvanizar los ánimos en la grada para despedirse a su manera, marcando un gol. Era el adiós del mayor futbolista que registra la historia del Sevilla, sí, el mayor, y Nervión, como no podía ser de otra manera, se le rindió incondicional y merecidamente. Fue en el acto de arriar en Nervión el telón de un curso que no se recordará con gusto, pues nada de lo previsto salió como se creía. ¿Y el Betis? Fue a Gijón con lo que pudo y ya se sabe que su fondo de armario no da para mucho. Pero es que todo lo tapó Pina para lo malo y Kanoute para lo bueno.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios