La esquina

José Aguilar

'Premios' en Tráfico

AL jefe provincial de Tráfico de Palencia, Manuel Esteban -el más duradero entre sus homólogos- le han obligado a dimitir y pasar los dos meses que le quedan para jubilarse condenado a tareas secundarias en el departamento que antes mandaba. Normal: ya llevaba treinta años en el cargo y los mismos que lo designan o refrendan tienen derecho a quitárselo.

Lo que no es normal es el motivo. Esteban cometió el pecado de enviar a todos los jefes provinciales sendas copias del correo electrónico mediante el cual contestaba en términos críticos a la felicitación que una superior, la subdirectora general de Formación para la Seguridad Vial, había remitido a sus subordinados con motivo del año nuevo, "creando un problema en el normal funcionamiento del organismo (...), una organización seria, rigurosa y prestigiada", según un portavoz de la DGT.

En su correo el palentino cesante utiliza cierto sarcasmo al referirse a la felicitación de la subdirectora general calificándola de grosería y horterada. Juzguen ustedes mismos. La subdirectora, a la que le gustan los versos, recordaba que en el año 2005 había concluido su alegre misiva de esta guisa: "¡Feliz 2005... por el culo te la hinco!" y que cinco años más tarde reincidió con un "¡Feliz 2010... por el culo te la hinco otra vez!". Con motivo de las últimas fiestas, tras declarar su consternación por la dificultad de hallar una rima adecuada, dio con la tecla: "¡Feliz Año Nuevo... (y chúpame un huevo!". Eso es lo que deseó al personal dependiente de ella.

Imaginemos ahora la misma situación, pero con los papeles cambiados. Imaginemos que Manuel Esteban es el subdirector general de Formación para la seguridad Vial -¡Formación!, ojo con el cargo- y que felicita a sus subordinados, y subordinadas, haciendo bromitas rimadas a modo de premios sobre culos y huevos. ¿Adónde llegaría el clamor de la izquierda instalada exigiendo el cese inmediato de este gamberro? ¿Cuánto tardarían Pajín y Aído en condenar el execrable machismo del que ha hecho gala? ¿Callarían acaso las funcionarias sufridoras del mal gusto de su superior jerárquico o más bien acudirían al juzgado de guardia y a la prensa en demanda de retractación inmediata y castigo? ¿Serían destituidos quienes se atrevieran a replicar al correo de marras o serían desagraviados por colectivos sociales atentos a los excesos del humorismo casposo? Por favor, contesten antes de la publicidad.

Yo creería más en el feminismo de guardia (distinto del feminismo a secas, entendido como justa lucha por la igualdad hombre-mujer) si ante un caso como éste reivindicara un cese inmediato en Tráfico. Pero no el del jefe palentino, sino el de la subdirectora general.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios