Crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

La Reina lee a Munro

HORAS antes de que el Rey llegase a la Casa de Juntas de Guernica, los hombres de Berroci, un equipo especial de la Policía vasca, encontró 20 cajas de bombas fétidas destinadas a hacer insoportable el discurso de don Juan Carlos aquel 5 de febrero de 1981. Todo estaba preparado: los junteros de Herri Batasuna se pusieron a cantar el himno al soldado vasco en medio del discurso, y el resto respondió con aplausos y echó a empujones a los amigos de ETA. Años difíciles: días después, Tejero entraba en el Congreso. Los Príncipes de Asturias fueron abucheados el jueves pasado en el educadísimo Liceo de Barcelona Días difíciles, unos Príncipes que tienen que soportar abucheos en todos sus actos tienen un futuro complicado, aunque sea en Cataluña. Porque ése es el problema: la Corona es, por ahora, la única institución que garantiza la integridad de España en cualquier forma de Estado que se pudiera adoptar en un futuro. Una república nos dejaría en manos de egos como Pedro J. El viernes, la Reina fue a la Feria del Libro de Madrid, y preguntó por cuentos de Alice Munro, lo que revela buen gusto e inteligencia. No hubo abucheos. El 23-F se acordó de cómo acabó en Grecia el conchabeo de su familia con los militares. El Gobierno no puede liquidar este abucheo con una crítica a "una falta de respeto institucional"; esto es más serio. Hablen con ella.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios