La ventana

Luis Carlos Peris

Rescoldos de un gran mano a mano

SOLEMNIDAD, buen gusto y conocimiento en una especie de cuarto para la excelencia. Era en el Salón de Carteles de la Maestranza y en el estrado, dos primeros espadas de tanta reputación como los profesores Clavero y Olivencia. Organizaba el Grupo Diocles, moderaba Sánchez Araújo y escuchaba con atención un recinto repleto y ávido de escuchar a dos aficionados de tanta prosapia. Y aquello discurrió desde la veneración de Clavero a Pepe Luis hasta el cariño familiar de Olivencia a la dinastía Ordóñez. Y el tiempo se iba buscando los desagües de la memoria para que saliese a colación la incidencia de los tiempos que corren en el presente y, sobre todo, en el futuro de la fiesta. Y he ahí que Olivencia dio con la piedra filosofal que le devolvería a la Fiesta el lustre orillado. Según el profesor, si se recobrase la pasión que llevó a todo un país a empeñar los colchones o a seguir al Cordobés, la Fiesta se habrá salvado.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios